Seguro que alguna vez has descubierto, casi por casualidad, cómo esos cereales que compraste en el supermercado pensando que serían increíblemente sanos y bajos en grasa son en realidad un chute de azúcar. Muy calóricos, vaya. Si quieres evitar sorpresas, apuesta por el muesli. Este cereal saldría vencedor en cualquier comparativa de cereales.

Además de tener menos azúcar y calorías que la mayoría de los cereales, el muesli tiene un alto contenido en fibra y granos enteros, que contribuyen a la regulación del sistema digestivo y pueden convertirse en un aliado si estás haciendo dieta.

Si quieres empezar a instaurar el hábito saludable de arrancar el día con un desayuno que te dé fuerzas, sigue nuestros consejos:

- Muesli sí, pero natural. Procura que sea puro. Incluso, puedes encontrar recetas para hacer tu propio muesli desde casa.

- Mejor en el desayuno. Aunque también se aconseja como merienda o cena, la mañana es el momento óptimo del día para tomar muesli.

- Siempre acompañado. El muesli es un aporte de energía fantástico, pero si además lo acompañas de otros alimentos puedes convertir el desayuno en la comida más completa y sana. Puedes tomarlo con leche (vitamina B2, calcio y lípidos) o yogur y te recomendamos que le añadas algo de fruta (manzana) y frutos secos. Las nueces son una fuente de proteínas, potasio, fósforo, vitaminas B1, B2 tremenda.