Porque su precio es bajo y su volumen alto, a veces nos encontramos en casa con más calabaza de la que necesitamos. Para cuando las cremas y risottos resultan repetitivos o simplemente cuando quieras nutrir la piel de tu rostro de una manera diferente, te ofrecemos esta receta casera de mascarilla de calabaza.

Necesitarás:
- 200 gramos de pulpa de calabaza cruda
- 2 huevos
- 2 cucharaditas de leche de almendras (para pieles mixtas o secas)
- 1 cucharadita de miel (para piel seca)
- 2 cucharadas de vinagre de manzana (para piel grasa)

Tritura la calabaza con un robot de cocina, añade los huevos y conviértelo en una pasta. Mezcla con la miel y la leche en caso de piel seca o con el vinagre si tienes piel grasa. Aplica sobre la cara y deja actuar durante 30 minutos. Retira con agua y aplica crema hidratante o aceite de coco para terminar.