Entre los efectos positivos de las Redes Sociales destacan:

  • Encontramos personas que tienen nuestros gustos e intereses, de manera que podemos hacer nuevos amigos a través de la red.
  • Nuestro perfil nos puede ayudar a encontrar trabajo, ya que cada vez más empresas valoran el impacto mediático de sus trabajadores y los buscan en las Redes Sociales antes de contratarlos.
  • Aunque no hay nada como tomar un café cara a cara, Internet permite estar al día y contactar con amigos y familiares de manera inmediata.
  • Que nos sigan y nos comenten las cosas que publicamos nos hace sentir más valorados y queridos, ayudando a nuestra autoestima. Además, ampliamos nuestras redes afectivas.
  • Esta manera de comunicarse también tiene algunos efectos nocivos:
  • Tener muchos seguidores o amigos en las Redes Sociales no significa que los tengamos en la vida real, y eso nos impide mostrarnos tal y como somos.
  • Publicar un comentario puede tener repercusiones negativas. Por ello, hay que tener cuidado con las cosas que hacemos públicas en Internet.
  • Las nuevas tecnologías provocan ansiedad y estrés. La Asociación Americana de Psiquiatría, por ejemplo, define la "selfitis" (del inglés, selfie) como el trastorno obsesivo-compulsivo de subir fotos de uno mismo para compensar la falta de autoestima.
  • Otro trastorno reconocido por los especialistas es el FOMO (del inglés, Fear of Missing Out o "miedo a perderse algo"), que es el miedo a quedar excluido de las Redes Sociales porque no actualizamos con regularidad.