Que el aire que respiramos en nuestros núcleos urbanos no es del todo puro es una realidad. De hecho, según la OMS el 92% de la población mundial respira aire tóxico. Y es que las emisiones de gases de efecto invernadero representan un importante riesgo para el medioambiente y para nosotros mismos. La polución está ahí, en los vehículos o las industrias, produciendo efectos negativos en nuestra salud. Pero ¿sabías que también influye en nuestra piel?

Para empezar debemos conocer cómo es nuestra piel y cómo está formada. La piel tiene varias capas. La epidermis es la capa superficial y es la que sufre la mayor parte de las agresiones externas. Si queremos que la piel cumpla sus funciones es importante que todas las capas estén sanas y protegidas. Por ello es importante cuidarla también frente a los altos niveles de polución ambiental, uno de los peores enemigos de la piel.

 

¿Cómo afecta la polución a la piel?

Como hemos visto, nuestra piel actúa como barrera frente a las agresiones ambientales y puede padecer rápidamente el efecto de la mala calidad del aire en nuestras ciudades. La polución influye tanto de manera superficial como interna acelerando la edad biológica de la piel. Las consecuencias superficiales de altos niveles de contaminación en nuestra piel son:

  • La polución puede provocar estrés en la piel. Además estará más apagada porque disminuye el aporte de oxígeno a los tejidos
  • Como ya sabemos la piel no es lisa, en la epidermis hay poros, folículos pilosos y glándulas sebáceas y sudoríparas. Es justo por ahí por donde entrarían los posibles contaminantes y es donde principalmente van a depositar partículas nocivas.
  • La piel se ensucia y los poros se obstruyen, lo que evita que se pueda oxigenar y mejorar sus funciones. De ahí la importancia de hacer una limpieza facial con regularidad.
  • Aumenta la generación de radicales libres que favorecen la aparición de arrugas y falta de firmeza.
  • Se reducen los niveles de vitamina E y C, antioxidante natural de la capa córnea.
  • Piel rugosa y flácida. Al estar menos oxigenada pierde elasticidad.
  • Discromías: aparecen manchas con mayor facilidad.
  • Inflamación.
  • Deshidratación.
  • Falta de luminosidad.
  • Aceleración del proceso de envejecimiento cutáneo debido al aumento de producción de radicales libres.

 

¿Cómo proteger nuestra piel de la contaminación?

Para neutralizar los efectos nocivos de los contaminantes necesitaremos proteger la piel de la polución. ¿Cómo hacerlo? Una de las mejores soluciones son los cosméticos antipolución, filtro solar o mantenerla continuamente hidratada para mejorar su barrera protectora. Pero existen más opciones:

  • Para empezar trata de mantener una buena y óptima higiene de cutis para combatir los efectos nocivos de la contaminación. Empieza limpiando tu rostro dos veces al día, una por la mañana y otra por la noche. No solo para quitarle el maquillaje de todo el día, sino también para proteger e hidratar tu piel. De esta manera eliminarás la capa de residuo y las células muertas generadas después de estar expuesta a los gases y efectos de la ciudad. 
  • Apuesta por el agua micelar en tus lavados. Un producto que desmaquilla, limpia y protege. Por lo general, las micelas actúan como imanes atrapando células muertas superficiales, partículas contaminantes, maquillaje y exceso de sebo. Una opción para limpiar y desmaquillar ojos, rostro y cuello. El resultado será una piel libre de impurezas, fresca, suave y tonificada.

  • En caso de utilizar productos cosméticos después del lavado, es importante elegir productos que se adapten a las necesidades de tu piel. Utiliza productos que contengan antioxidantes, así bloquearás la actividad de los radicales libres y las propiedades antiadhesivas para evitar que las partículas se adhieran a la piel.
  • Utiliza un buen protector solar de amplio espectro frente a rayos UVB y UVA.
  • Además de los productos y la limpieza, pon atención a tu dieta. Una nutrición sana y equilibrada ayudará a que nuestra piel reciba todos los nutrientes necesarios.

Entre los productos cosméticos antipolución y ecológicos, recomendamos Hydro Effect Day Cream de Lavera. Una crema que potencia y refresca la piel con complejo antipolución (a base de algas bio y anti-oxidantes naturales) aporta hidratación intensa y reduce el envejecimiento cutáneo que provocan las influencias medioambientales. Un producto que fortalece la barrera cutánea, combate los radicales libres y protege la piel contra las agresiones.

 

¿Todavía dudas si proteger o no tu piel de la polución diaria?

Aunque somos conscientes de la contaminación a la que estamos expuestas y expuestos, muchas veces continuamos dudando de sus efectos. Pero como hemos visto, las consecuencias nocivas de la polución van más allá de nuestra salud. Es también nuestra piel la que sufre al ser uno de los principales tejidos hechos para protegernos de las aversiones externas. ¿Por qué deberías cuidar tu piel?

  • Una buena limpieza te ayudará a que tu piel esté preparada para potenciar sus mecanismos naturales de defensa.
  • Además, cuidar las capas de la piel potencia la flora bacteriana “buena”.
  • Se reduce la inflamación cutánea de las capas más profundas de la piel.