En medio de las Navidades, empezamos nuevo mes y nuevo año, probablemente, un poco empachados… Las comilonas típicas de Navidad, cargadas de dulces, de alcohol, de grandes cantidades de proteína animal o de gluten, pueden dejarnos una intensa sensación de indigestión y de hinchazón, ya que probablemente habremos cambiado notablemente nuestra dieta habitual.

Como ya te hemos ido contando, es bueno que moderes un poco tu ingesta, pero sin obsesionarte. Y que aproveches los días entre fiestas y toda la bajada de enero para limpiar tu organismo de la acumulación de toxinas de las Navidades y aproveches para darles un respiro a tus órganos digestivos. Ahora, es un buen momento para hacer una dieta temporal eminentemente vegetariana, sin gluten, sin azúcares y sin lácteos, con el fin de recudir la inflamación provocada por los excesos y sentirte mucho más ligera y llena de energía.

Confía también en el poder medicinal de muchas plantas y apuesta por infusiones depurativas y diuréticas que te ayudarán a hidratarte y a descongestionar tu organismo. También te ayudará rebajar o eliminar la ingesta de café, que puedes sustituir por café de achicoria, por un estimulante té matcha o por una infusión especiada de efecto energizante. O también puedes sustituir temporalmente (aunque te recomendamos hacerlo para siempre) los postres por infusiones.

Además de adaptar este tipo de rutinas rutinas, este mes de invierno, el campo sigue trayéndonos buenos alimentos de temporada que también nos ayudarán en nuestro proceso depurativo post-Navidad. Seguimos pudiendo disfrutar de muchas frutas y verduras accesibles durante los meses más fríos del año, como el aguacate, el brócoli, las espinacas, las coles, los nabos, los puerros, el cardo o el kiwi.

Además de todos estos, aquí tenéis nuestra pequeña selección de frutas y verduras que están en plena temporada de enero y que conviene consumir regularmente, sobre todo si son de producción local:

El limon
1/6

El limon

Aunque su temporada de recolección es amplia y podemos encontrarlo hasta ya casi el verano, este cítrico es un auténtico regalo de la naturaleza que conviene incluir regularmente en nuestra dieta invernal. Muy rica en vitamina C, es un gran estimulante del sistema inmunitario y ayuda a activar las defensas contra virus y bacterias, así que es un gran aliado en caso de resfriados y gripes.

La endibia
2/6

La endibia

Aunque su sabor puede, a priori, echarnos para atrás, consumir esta verdura amarga y de pocas calorías de hoja verde nos ayudará a mejorar las digestiones y a cargarnos de vitaminas y antioxidantes.

La endibia, al igual que el limón o el apio, nos ayudará a depurar el hígado, un órgano que conviene mimar especialmente después de Navidades.

¿Todavía no la has probado con queso roquefort? ¡La combinación es espectacular!

La coliflor
3/6

La coliflor

Esta verdura perteneciente a la familia de las crucíferas no disfruta de la fama que merece: muchos fruncen el ceño cuando la ven en el plato sin saber que están delante de una verdura excepcionalmente nutritiva y una de las mejores fuentes de calcio del mundo vegetal, más rica en este mineral que la leche de vaca.

La coliflor, además, también nos ayuda a absorber mejor el hierro de la dieta, así que resulta imprescindible en casos de anemia.

Cómela salteada, hervida, al horno, en crema o hecha arroz (tritúrala en crudo y saltéala: obtendrás una textura parecida al arroz o al cuscús, ¡y está deliciosa!).

El apio
4/6

El apio

Esta es una de las verduras estrellas de las dietas détox o depurativas: el apio es una verdura muy rica en agua y en fibra, por eso es uno de los ingredientes más utilizados en los zumos verdes. Aunque su sabor es bastante amargo, añádelo también a tus caldos, ya que los enriquecerá con sabor y propiedades.

Además, el zumo de apio y de limón también es un gran remedio contra los resfriados.

La lechuga
5/6

La lechuga

Aunque podemos comer lechuga todo el año, muchos la descartamos durante los meses de invierno porque no nos apetece comer alimentos crudos. Pero, ¿ya has probado las ensaladas tibias? Mezclando lechuga con verduras salteadas, consumirás una buena dosis de vitaminas, antioxidantes y nutrientes.

Eso sí, la lechuga es una de las verduras que más agrotóxicos acumula en la producción convencional, así que conviene comprarla ecológica y de proximidad.

La naranja
6/6

La naranja

¿Tiene algún sentido que la naranja, siendo uno de los productos que España exporta más, también sea una de las frutas más importadas? Lee las etiquetas y puesta por las naranjas locales, de proximidad, y no por las que han recorrido miles de kilómetros hasta llegar a la frutería o hasta tu casa, y aprovecha la explosión de sabor de esta fruta rica en vitamina C, que mejora los resfriados y que nos ayuda a cuidar el sistema circulatorio.