La diferencia entre perfume y colonia se encuentra, básicamente, en la intensidad de su fragancia. El perfume ofrece un olor más intenso, que combina aceites esenciales, aromas y alcohol de alto grado con un 45% de esencia aromática. Está indicado para ocasiones especiales o días largos, ya que su efecto dura de seis a ocho horas y se utiliza en sitios estratégicos como el cuello o las muñecas.

La colonia tiene una concentración de aceites mucho más baja y por ello ofrece un aroma fresco y suave. Está indicada para los días de diario o durante épocas de calor, puesto que se puede aplicarse en más cantidad y su fragancia sólo permanece dos horas. En su origen, la colonia fue un tipo de perfume mucho menos concentrado, concretamente con un 5% de esencia aromática.

También se hace la distinción entre agua de colonia o Eau de toilette, que es un poco más intensa que la colonia, dura tres horas y tiene una concentración del 15%, y el agua de perfume o Eau de parfum, que tiene una intensidad media y ofrece una duración de seis horas gracias a su 18% de concentración. Por último, el elixir es una versión más intensa y concentrada del perfume.