¿Qué ha cambiado? Básicamente, la mayor sexualización del cuerpo preadolescente y adolescente, especialmente de las niñas. 

Es habitual ver en redes sociales, videoclips y en algún que otro anuncio publicitario niñas muy jóvenes sobreactuando en un rol o papel que emocionalmente todavía no les corresponde. 

Ese acortamiento de la infancia tiene un problema añadido: esas adolescentes y preadolescentes (y muchos adolescentes también) no han desarrollado todavía los mecanismos de la personalidad para que sepan cómo formar vínculos sentimentales consistentes, tal y como explican en este artículo de Crónica Global de El Español

Por esta razón, es muy importante que los menores sepan muy bien qué pueden esperar de su primera relación sexual, porque de la misma manera que asumen roles publicitarios que no les toca, tampoco deben dar por hecho que esa experiencia va a ser como la de un adulto, formado y experimentado. 

Según un estudio de la Liga Española de la Educación y que recoge 20 Minutosdos de cada cinco jóvenes de entre 14 y 18 años aseguran que ya han tenido relaciones sexuales: la tercera parte a los 15 años, un 9% de las chicas y un 18% de los chicos a los 13 años. Entre los que no se han iniciado aún en la sexualidad, el 65% confirma que es porque no han encontrado a la persona adecuada. 

Si la mayoría de los adolescentes españoles tienen su primer noviazgo hacia los 12 años y la primera relación sexual hacia los 15, ¿qué deberían esperar realmente de su primera relación sexual? 

No sentirse presionado
1/10

No sentirse presionado

La primera relación es un acto de amor o deseo hacia el otro, pero también hacia uno mismo. Nadie puede decidir cuándo es el mejor momento para tener esa primera experiencia, salvo uno mismo. 

Hay que decidirlo cuando uno se sienta completamente seguro y preparado. Ceder al deseo del otro cuando no se tiene claro puede suponer que la experiencia no sea placentera o que se lamente haberlo hecho. 

Usar protección
2/10

Usar protección

Las ITS (infecciones de transmisión sexual) a menudo son las primeras olvidadas a la hora de mantener la primera relación sexual a causa de los nervios y la emoción del momento. 

El preservativo protege de esas infecciones, pero también evita tener que preocuparse del embarazo, lo que facilita la predisposición a disfrutar del momento, precisamente porque la pareja está en lo que hay que estar, sin preocupaciones añadidas. 

No compararse con nadie. Nunca
3/10

No compararse con nadie. Nunca

No podemos comparar nuestras vidas con la vida de nadie porque cada uno de nosotros tiene experiencias propias. Únicas. 

No tiene sentido compararse con el grupo de amigos del instituto ni con lo que digan los padres ni con lo que podemos ver en redes sociales, películas o anuncios precisamente porque esas no son nuestras vidas, sino que son la vida de otros. 

Que fluya
4/10

Que fluya

En una primera relación sexual conviene intentar que todo sea fluido. Sin presiones como comentábamos en el primer punto. 

El sexo debe ser algo divertido y a pesar de los nervios propios de la primera experiencia, ambas partes deberían ayudarse a relajarse y disfrutar del momento. 

Puede ayudar escoger un lugar con sentido para los dos, donde nadie moleste, dejando el móvil de lado y añadiendo detalles agradables, como flores, velas o la música que más les guste para crear el ambiente adecuado. 

Comunicar lo que cada uno siente
5/10

Comunicar lo que cada uno siente

Estar pendiente de uno mismo, pero también del otro. Como es cosa de dos, siempre está bien preguntarle al otro si está nervioso, si lo está pasando bien, si se siente a gusto o está inseguro por mostrarse desnudo. Saber expresar los sentimientos en ese momento es importante para que todo funcione bien. 

El final no es el objetivo
6/10

El final no es el objetivo

No es necesario llegar hasta el final. De hecho, la virginidad no suele perderse en una única vez, sino que los primeros años de nuestra vida sexual los pasamos pasando por una primera vez en una práctica o posición. 

Cada uno debería poder expresar el tiempo que necesita para dar el siguiente paso. La intimidad es un momento de autodescubrimiento, de manera que conviene tomárselo con calma: ya habrá tiempo de tener una relación sexual completa después de aprender a besar y acariciar. 

No tiene por qué doler
7/10

No tiene por qué doler

No es cierto que la primera vez siempre duela a las mujeres. A veces causa dolor, pero a veces no. Depende de muchos factores como la postura, la lubricación y el tacto que puede tener esa primera pareja sexual. 

Un buen lubricante, paciencia y sentido común deberían ayudar a prevenir el dolor. 

No es una película
8/10

No es una película

La primera relación sexual no es como en las películas. El cine es ficción. El chico o la chica que los adolescentes tienen delante es realidad. Es importante no crear falsas expectativas. Ya habrá tiempo de aprender y experimentar.  

No pasa nada si no llegas al orgasmo
9/10

No pasa nada si no llegas al orgasmo

La primera vez estamos tan pendientes de tantas cosas, que es muy posible que no lleguen al orgasmo. Nervios, inexperiencia, miedo, la incertidumbre… Hay tantos elementos externos a nuestro alrededor que no conocemos, que lo mejor es tomárselo con calma y no darle una importancia absoluta. Ya llegará. Varias veces. Con diferentes parejas sexuales. 

Tienes derecho a cambiar de opinión
10/10

Tienes derecho a cambiar de opinión

Solo sí es sí. Si no lo tienes claro o llegado el momento no te apetece, tienes todo el derecho a cambiar de opinión y decir que no.