Además de una alimentación sana, los hábitos de higiene juegan un importante papel a la hora de conservar una buena salud dental y prevenir infecciones. Ésta debe practicarse tanto dentro como fuera de casa. Hoy en día existen kits dentales fáciles de transportar que cuidarán de tus dientes. Te explicamos qué debe contener:

Cepillo de dientes: es tu mejor aliado contra los restos de alimentos y la placa bacteriana. El cepillado debe realizarse al menos tres veces al día después de cada comida y prestando mayor atención a la cena. Los movimientos deben ser cortos, suaves y elípticos (como si se tratara de un masaje vibratorio sin escuchar el ruido que produce la fricción intensa y que puede ocasionar desgastes) cuidando el surco entre la encía y los dientes, las zonas posteriores de difícil acceso y los limites de las fundas y empastes así como las zonas bajo los puentes. Debe renovarse cada tres meses aunque parezca estar en aparente en buen uso.

Dentífrico: Se trata de un producto cosmético que ayuda a combatir el mal aliento, deja un sabor fresco y pule los dientes dejando el esmalte brillante. Hoy día casi todos los dentífricos contienen sustancias que ayudan a la remineralización del esmalte o que les confieren propiedades antibacterianas como ocurre con el flúor y la clorhexidina. La mayoría de las pastas que se venden en los supermercados, farmacias o droguerías reúnen estas características.

Para completar la higiene si el espacio nos lo permite:

Seda dental: Es un hilo especialmente diseñado para la aplicación entre dientes de cara a limpiar la superficie donde, por su estrechez, no puede penetrar ningún cepillo. La importancia de su uso radica en que es en esas superficies interdentarias donde más frecuentemente comienzan las caries y las gingivitis. El uso correcto del hilo dental suele requerir un adiestramiento personalizado por parte de profesionales especializados, su habito requiere un poco de habilidad y paciencia pero el beneficio compensa con creces el esfuerzo empleado.

Enjuague bucal: Conocidos como colutorios son soluciones que se emplean después del cepillado con el fin de aportar un complemento de flúor en niños o para tratar de reducir molestias por hipersensibilidad mediante sales de potasio, aportando antisépticos que ayuden a evitar el desarrollo de la placa bacteriana en los tratamientos de gingivitis y periodontitis.