El concepto queer tiene una dificultad muy evidente para quien no esté familiarizado con este término: podríamos decir que en inglés es una especie de palabrota. Cuando decimos que Something is queer estamos diciendo que algo es raro, torcido, que no está bien. Es un concepto difícil de traducir al castellano.

A pesar de esta dificultad, en los últimos treinta años el concepto queer ha evolucionado e incluso un grupo de académicos de diferentes disciplinas sociales ha desarrollado una teoría, la teoría queer, para ofrecer un marco teórico a todas aquellas personas que no se identifican con la definición tradicional de género, orientación e identidad sexual.

la teoría queer ofrece un marco teórico a todas aquellas personas que no se identifican con la definición tradicional de género, orientación e identidad sexual

El concepto queer bebe del feminismo y de los movimientos LGBT. Sus principales teóricas son Judith Butler, Betty Friedan, Eve Kosofsky y Joan Scott, aunque existen muchos más.

En España, el desarrollo y estudio del término y su teoría se lo debemos a asociaciones activistas muy destacadas durante los años 90 y posteriormente a nombres como Paco Vidarte, Fefa Vila, Dau García Dauder, Gracia Trujillo, Gerard Coll Planas, Miquel Missé, y Paul B. Preciado, también entre muchos otros.

Mucho se ha escrito y teorizado en torno al concepto de lo queer, pero en este artículo queremos invitarte a descubrir los puntos clave de lo que significa el concepto a través de sus múltiples definiciones.


1. Salirse de la norma

Ser queer significa salirse de la norma. Significa no dar por hecho lo que ves porque no sabes lo que tienes delante. Lo queer te invita a desordenar y no presuponer lo que le gusta al otro.

Lo queer te invita a salirte de la norma utilizando una mirada diferente.


2. Tener una mirada crítica

Ser queer significa tener una mirada crítica con tu entorno. Nuestra identidad se mueve. Hoy podemos sentirnos de una manera y mañana de otra. La palabra queer está en constante movimiento porque nosotros también lo estamos y su mejor definición es que no tiene una sola definición.

Según el doctor en sociología y docente de intervención socio comunitaria Lucas Platero, a nivel práctico, lo queer se identifica con una práctica política y una práctica artística: “Ser queer es tener una mirada crítica, es cuestionar la normalidad”.

 

3. Raro, diferente o no convencional

Lo hemos comentado al principio, pero volvemos a esta idea porque es importante. El empleo del término ha sufrido cambios sustanciales a lo largo de los siglos XX y XXI.

Actualmente, el objetivo de la comunidad queer es el de eliminar las etiquetas sociales y culturales del binarismo, considerando la posibilidad de que las personas se muestren socialmente como deseen sin pertenecer a ningún grupo.


4. Una identidad diferente

Que gais y lesbianas reclaman para quitarle la carga peyorativa y usarla como marca de orgullo. Una gran mayoría de personas que se identifican como queer utiliza este término porque lo consideran más inclusivo.

Para el filósofo transgénero Paul B. Preciado queer es un concepto que trata de definir un movimiento post-identitario: es decir, “una posición crítica ante los procesos de exclusión y de marginalización que genera toda ficción identitaria, tanto dentro de sociedades heterosexuales como en la cultura gay”. 

Por otro lado, es cierto también que en países anglófonos como por ejemplo Inglaterra, Estados Unidos y Australia, muchos miembros de la comunidad gay – aquellos que fueron peyorativamente señalados e insultados como queer-, siente que esta palabra les duele y no les pertenece. Si lo deseas, puedes profundizar sobre esta corriente aquí


5. Subversión política

Lo queer se ha convertido con el paso de los años en una reivindicación política. Según la activista trans de la Universidad McGill de Montreal (Canadá) Florence Ashley, lo queer tiene que ver con el rechazo a las políticas de lo respetable enraizadas en el capitalismo neoliberal.

“El movimiento gay de masas dice que merecemos ser aceptados porque somos iguales, excepto en que nos acostamos con otro tipo de personas. Pero el movimiento queer sostiene que debemos ser aceptadas porque somos humanas y porque tenemos razón: el sistema es injusto”.


6. Disidencia

El filósofo Paul B. Preciado, discípulo de Ágnes Heller y Jacques Derrida, es uno de los principales teóricos que alimenta la teoría queer en nuestro país. En este sentido, Preciado considera que lo queer es radical porque “es un movimiento de disidentes de género y sexuales que resisten frente a las normas que impone la sociedad heterosexual dominante, atento a los procesos de normalización y de exclusión internos a la cultura gay: marginalización de las lesbianas, de los cuerpos transexuales y transgénero, de los inmigrantes, de los trabajadores y trabajadoras sexuales, etc…


7. Un concepto paraguas

Una de las principales críticas que recibe lo queer y la teoría queer es que es un concepto que engloba una gran variedad de sensibilidades, claramente diferentes. Recoge una terminología muy amplia y uno puede perderse con facilidad.

 

8. Una manera de percibir la realidad

La teoría queer y lo queer en sí mismo es una forma de percibir la realidad.

Ser queer es estar abierto a la diversidad y a no esperar conductas normativas.  A no definir el género de una persona en función de sus genitales. A cuestionar las jerarquías sistemáticamente. A cuestionar el modo en el que se nos presenta el mundo. A visibilizar otras realidades.

 

9. La reinterpretación de las categorías sexuales

La teoría queer considera que las categorías sexuales son menos estables y unificadas de lo que pensamos y que los criterios de pertenencia a esas categorías pueden y deben ser debatidos.