El running no pierde fuelle y la prueba, además de la proliferación de carreras y maratones que celebran los municipios, es que surgen a su alrededor un cúmulo de dispositivos tecnológicos que pelean por ser el aliado ideal del corredor. Las últimas en aparecer en el mercado han sido las pulseras de actividad y en vista de la acogida recibida, conquistarán muchas más disciplinas deportivas.

¿Qué miden? Absolutamente todo. Todo lo que puede medirse, claro. Esta tecnología es capaz de mantener bajo control las constantes vitales, calcular los kilómetros que recorre el deportista o incluso, las calorías que quema.

La sencillez de uso, el hecho de que la pulsera sea capaz de mostrar en la pantalla todos los datos que obtiene del deportista sin suponerle a éste ninguna molestia, explican parte de su éxito. Su precio, económico, y las apps que se han desarrollado a su alrededor, hacen el resto. La pulsera se conecta automáticamente con el resto de dispositivos ?smartphones, pcs, tabletas- para mostrar información estadística de los pasos realizados a lo largo del día, las escaleras subidas y bajadas o incluso realizar un seguimiento de la calidad de tu sueño.

Una de las pulseras más populares del mercado es Fitbit, una marca copa prácticamente el 50% del mercado. Fitbit cuenta con una amplia gama de modelos, desde Fitbit Flex que incluye un monitor de sueño hasta Zip o One, pensadas para colgarse de la ropa.