Cuando las temperaturas aprietan no hay nada como una comida ligera que nos refresque y que a la vez nos aporte nutrientes de calidad, y para eso, no hay nada mejor que una buena sopa fría que incluya una buena dosis de vitaminas y minerales.

Con el calor siempre apetece menos comer y los platos en versión líquida como los gazpachos, salmorejos, ajos blancos y preparaciones del estilo, que son tan típicos de nuestra cultura, entran de maravilla cuando se sirven bien fresquitos. Además en los últimos años y debido a una tendencia más verde y saludable, han ido apareciendo versiones de todos ellos, elaborados con ingredientes y colores diferentes a los habituales, pero igual de deliciosos o más.

Esta de hoy es una crema verde crudivegana, por lo tanto elaborada sin cocción y sin ingredientes de origen animal. En ella he incluido ingredientes que nos nutrirán con cada cucharada, como es el miso, un alimento completo elaborado a base de soja fermentada, que además le dará un rico sabor. También he incluido grasas saludables que nos aportarán antioxidantes y cuidarán de nuestra salud cardiovascular, como es el aguacate, y diferentes hortalizas que nos aportarán vitaminas, minerales, fibra y más sabor.

Dentro de las sopas frías podemos encontrar dos versiones, las cremas que se sirven frías, pero se preparan de manera tradicional con un sofrito de cebolla o de las hortalizas que queramos, y las crudiveganas, como es esta, en las que solo batimos los ingredientes, pero no hay ningún tipo de cocción. Normalmente las primeras son un poco más sabrosas, al llevar el sofrito, pero las segundas ganan en cantidad y calidad de nutrientes, ya que todos sus ingredientes mantienen todas sus propiedades al no haber sido sometidos a altas temperaturas. 

Así pues con una simple batidora podrás disfrutar de esta propuesta sencilla y rápida ¡y tener una comida saludable y deliciosa en pocos minutos!

Ingredientes Sopa crudivegana de calabacín, aguacate y manzana

Ingredientes:

  • 1 pepino pequeño (100g)
  • 1/2 calabacín (100g)
  • 1 aguacate (100g)
  • 1 manzana (150g)
  • 1 taza de agua (250ml)
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 2 cucharaditas de vinagre de manzana
  • 2 cucharaditas de shiro miso (miso blanco)
  • 1 cucharadita de ralladura de limón
  • 1 trocito de cebolleta tierna (6g)
  • sal (opcional)
  • 1 chorrito de aceite de oliva virgen extra a la hora de servir

 

Preparación:

  1. Echar todos los ingredientes en una batidora potente y batir hasta conseguir una textura homogénea. Rectificar de sal (puede que no se necesite ya que el miso es salado) y servir bien frío con un chorrito de aceite de oliva virgen extra, calabacín rallado, pipas de calabaza y cilantro fresco (o la hierba que más nos guste)

 

Nota: Los gramos equivalen al total que trituramos ya limpio.