Para este mes en el que podemos encontrar alcachofas fácilmente, he preparado con ellas una receta fácil, ¡simple y deliciosa! Se trata de un guiso muy suave de alcachofas y zanahorias que prácticamente se hace solo y que tendrás listo en menos de 30 minutos. Las verduras quedan melosas y eso hace que resulten muy agradables y gusten a cualquiera de la familia.

La alcachofa, una hortaliza que podemos consumir perfectamente cruda, es rica en vitaminas del grupo B, entre ellas el ácido fólico y también en cinarina, un componente amargo que nos ayuda a proteger el hígado y a depurar el organismo, facilitando la digestión y ayudando a eliminar las grasas. También es uno de los alimentos más recomendados en dietas de adelgazamiento por su bajo contenido en calorías y su riqueza en fibra. Concretamente es muy rica en inulina, un tipo de fibra que ayuda a rebajar los niveles de azúcar en sangre. Su temporada no es muy larga y por eso siempre está bien disponer de nuevas y buenas recetas para consumirlas y disfrutarlas todo lo que podamos.

En esta receta utilizo arrurruz, pero puedes utilizar el espesante que más te guste. El arrurruz es un almidón rico en potasio, que no contiene gluten y que proviene de la raíz de una planta originaria de América del Sur. Es una alternativa más saludable a otros espesantes que existen en el mercado y se puede encontrar en herbolarios o dietéticas especializadas.

Respecto a las alcachofas, una de las formas más habituales y sencillas de consumirlas es horneándolas. Pero este guiso tan rico, fácil y ligero, es una alternativa perfecta y diferente ¡para tener más opciones a la hora de prepararlas!

Receta de guiso de alcachofas y zanahorias

Ingredientes:

  • 1 cebolla
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de arrurruz (o algún otro almidón tipo Maicena)
  • 1 cucharada de agua
  • 4 alcachofas
  • 3 zanahorias
  • 150g de espinacas
  • 250ml de caldo de verduras
  • sal

 

Preparación:

  1. Primero limpiar las alcachofas, cortar el tallo, retirar las hojas exteriores, y cortar las puntas, quedándonos con los corazones. Partir por la mitad, retirar los pelitos interiores y partirlas en cuartos. Lavar y pelar las zanahorias y cortarlas en rodajas.
  2. Poner el aceite en una cazuela y cuando esté caliente, añadir la cebolla picada en juliana con una pizca de sal.
  3. Mientras se hace, disolver el arrurruz en la cucharada de agua fría.
  4. Cuando la cebolla está translúcida, añadir esta mezcla removiendo bien.
  5. Añadir las verduras cortadas, junto con el caldo vegetal y las espinacas lavadas y troceadas. Dejar cocer 15 minutos.
  6. Servir con aromáticas frescas por encima.