Los huevos al plato es una de las cenas o comidas ligeras más fáciles de preparar. Es una receta realmente sencilla y práctica, ya que se sirve en el mismo recipiente en el que se cocina, y tampoco requiere una elaboración nada complicada, simplemente se echa todo y en pocos minutos el horno se encarga de cocinarlo.

El huevo es uno de los alimentos más completos que existen. Además de contener una buena cantidad de proteínas, es muy rico en vitaminas y minerales de gran biodisponibilidad. Tiene un alto contenido en vitaminas del grupo B, sobretodo de B12, pero también contiene vitaminas D y A , y minerales como el fósforo y el zinc entre otros. Es muy importante que el huevo sea ecológico, del número 0, para asegurarnos el contenido y la calidad de sus nutrientes. La numeración, que encontrarás grabada en su cáscara, nos indica las condiciones de su procedencia. A medida que esa numeración va subiendo, la calidad se va perdiendo, hasta llegar al número 3, que es la peor de todas. El número 3 significa que las gallinas que han producido esos huevos viven en las peores condiciones posibles, encerradas todo el día, sin ver la luz natural y consumiendo piensos de la peor calidad, lo que hace que el producto final, los huevos, no tengan apenas ningún nutriente de calidad. Así que si no lo hacías ya, a partir de ahora intenta consumirlos ecológicos, ¡y verás qué diferencia y qué sabor!

Mi propuesta es completamente vegetariana y los he preparado con espárragos y algunos tomates cherry, aprovechando que estamos en plena temporada, pero es un plato que se puede preparar a lo largo de todo el año y disfrutarlo con los ingredientes de temporada que más te gusten en ese momento.

Lo mejor de este plato es que lo puedes adaptar a tus propios gustos y añadirle los ingredientes vegetales que más te apetezcan en cada momento. También es perfecto para aprovechar lo que tengas en la nevera y quieras utilizarlo para hacer una "limpieza" y terminar con algunas hortalizas que se hayan quedado perdidas u olvidadas por ahí. Aunque no solamente puedes añadir ingredientes vegetales, también le puedes dar un toque de más sabor con cualquier otro ingrediente que te encante. Si no los has probado así nunca, te animo a que los hagas y verás qué buen resultado obtienes... ¡invirtiendo prácticamente nada de tiempo en la cocina!

Ingredientes:

  • 2 huevos ecológicos
  • 8-10 espárragos verdes
  • 3 o 4 cucharadas de salsa de tomate
  • sal
  • cebollino fresco o albahaca
  • 1/2 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • orégano al gusto (opcional)

Preparación:

  1. En una sartén, echar el aceite y cuando esté caliente, echar los espárragos limpios (sin la parte más dura) y los saltearemos con una pizca de sal hasta que estén un poco dorados. Apagar el fuego y reservar.
  2. En una fuente pequeña, tipo plato, echar la salsa de tomate casera en la base, y encima añadir los espárragos salteados, cubriendo la superficie de la fuente.
  3. Añadir los huevos encima y echarles un poco de sal. Añadir también los tomates cherry cortados. Aquí también se le añade el orégano.
  4. Introducir la fuente en el horno previamente precalentado y hornear a 180ºC hasta que la clara se vea cuajada, pero la yema no.
  5. Servir con aromáticas frescas, como cebollino picado o albahaca.