Polenta con espárragos salteados y gremolata

Un plato mediterráneo, lleno de sabor, sin gluten y de baja digestión. Si le añades un huevo, ¡obtendrás un plato único perfecto!

Polenta con espárragos salteados y gremolata
Isa Gil, Delicias Kitchen

Isa Gil

Mi propuesta para este mes es un plato muy sencillo y fácil de preparar, compuesto por dos elaboraciones muy mediterráneas y repletas de sabor: la polenta y la gremolata. Y para contrastar la suavidad de la polenta, también le añado unos deliciosos espárragos salteados que le aportan una textura crujiente y hacen que la combinación final resulte exquisita.

Este puede ser un plato único perfecto, si añadimos un huevo  preparado de la manera que más nos guste, o alguna proteína de origen vegetal.

La polenta

La polenta es un ingrediente muy típico de la cocina italiana. Se trata simplemente de maíz seco triturado con una textura de sémola, que no es ni muy fina ni muy gruesa. Es un ingrediente sin gluten, rico hidratos de carbono de asimilación lenta y de fácil digestión. Contiene betacarotenos (solo el maíz de color amarillento), vitaminas del grupo B y minerales como el potasio o el magnesio.

Su cocción es muy rápida, tan solo se necesitan unos pocos minutos para obtener una preparación que se asemeja mucho a una papilla o a un puré. Una vez la tenemos lista, la podemos consumir así mismo, siempre que la hayamos aderezado con algunas especias o hierbas, o acompañarla de otros ingredientes para aportarle sabor y texturas (como es el caso de esta receta). Una vez se enfría, esta preparación se convierte en un bloque sólido que podemos cortar de la forma que queramos y preparar otro tipo de recetas muy diferentes con ella.

La gremolata

La gremolata es un aliño o salsa verde de origen italiano, que se prepara en 5 minutos y que se elabora con perejil fresco, ajo y ralladura de limón, mezclados con aceite de oliva virgen extra y sal. En su país de origen se acostumbra a utilizar para acompañar algunos tipos de carne, pero es tan sabrosa y deliciosa que queda bien con cualquier otra preparación, ya sea proteína, cereal, legumbre o verdura. 

Es tan sencilla de preparar como picar muy finito el perejil, prensar los ajos, rallar el limón y luego mezclarlo todo con sal y un buen aceite de oliva virgen extra. La cantidad de éste último es al gusto de cada uno, a mí me gusta que quede jugosa, pero siempre puedes utilizar menos y obtener una gremolata más seca.

Para terminar este plato he salteado unos espárragos verdes que simplemente hay que añadir al final, una vez la polenta está servida. La combinación de estas tres preparaciones queda tan deliciosa, que estoy segura de que su sabor te sorprenderá... ¡y te encantará!  

Icono de ingredientes

Ingredientes para 2 personas:

Para la polenta:

  • 130g de polenta
  • 800ml de agua
  • 3/4 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de ajo en polvo
  • 1/2 cucharadita de cebolla en polvo

Para la gremolata:

  • 10g de perejil sin el tallo grueso
  • 1 limón
  • 2 ajos
  • 50ml de aceite de oliva virgen extra
  • 1/4 cucharadita de sal
  • pimienta al gusto (opcional)

Para los espárragos a la plancha:

  • 200g de espárragos
  • Unas gotas de aceite de oliva virgen extra
Ingredientes polenta con espárragos salteados y gremolata
Ingredientes polenta con espárragos salteados y gremolata

Preparación

  • Preparar la gremolata prensando los ajos y mezclándolos con el perejil picado lo más fino posible, la ralladura del limón, la sal, el aceite y una pizca de pimienta si se le quiere añadir. Reservar.

  • Hacer los espárragos a la plancha con un poco de aceite y reservar también.

  • En una olla pequeña o cazo, echar el agua junto con la sal y llevar a ebullición. Añadir la polenta junto con el ajo en polvo y la cebolla. Bajar el fuego y sin dejar de remover cocer la polenta unos 5 minutos hasta que adquiera una consistencia más espesa.

  • Servir la polenta en 2 bols o platos, añadiendo un poco de gremolata al gusto por encima y repartiendo los espárragos por encima de los dos bols.

Lo más leído