¿Por qué, tradicionalmente, hemos relegado el consumo de este pescado blanco tan saludable únicamente a la cuaresma? ¿Por qué, si podemos encontrarlo salado y bien conservado durante todo el año, no lo añadimos a nuestra dieta mucho más a menudo?

No lo sabemos, pero estamos aquí para romper estos mitos y elevar al bacalao a la categoría que se merece: la de un pescado que, curado a la forma tradicional, nos proporciona proteína altamente disponible y de alta calidad, un interesante aporte de omega-3, así como oligoelementos tan necesarios como el fósforo o las sales minerales. Y, todo ello, sin ni una espina, lo que permite que sea también una gran opción para niños y para personas mayores.  

Por todo ello, se considera que el bacalao es uno de los pescados más saludables que existen y también uno de los más sabrosos y versátiles en la cocina.

Aunque se pesca en las aguas frías del norte del Atlántico, desde hace siglos, somos grandes importadores de este producto y resulta muy fácil encontrarlo en cualquier momento del año salado o desalado en pescaderías, o bien congelado.

Eso sí, conviene que nos fijemos en su procedencia y que, al comprarlo, nos aseguremos de que estamos adquiriendo el gadhus morua, la variedad de bacalao con más cualidades nutricionales, la más melosa y la más gelatinosa.

Si lo compras envasado, es imprescindible que optes por un bacalao sin conservantes, sin aditivos ni sustancias añadidas para alargar su conservación, y que siga un método de pesca y de producción sostenible con la especie y con el planeta.

 

¿Qué recetas podemos preparar con bacalao?

Una infinidad. No en vano los finlandeses utilizan el refrán la vida es bacalao, refiriéndose a lo variada que puede llegar a ser. En la cocina, pasa algo similar: desde croquetas, a todo tipo de guisos, ensaladas, carpaccios, buñuelos, potajes, arroces, brandada y un largo etcétera, el bacalao admite mil y una variedades.

Seguramente lo habrás probado al horno. Quizás al pil-pil, a la vizcaína o al ajoarriero. Y, probablemente, como relleno de pimientos del piquillo.

Aunque todas ellas son recetas tradicionales que nos encantan y que no nos cansamos de disfrutar, también queremos recordarte que cocinar bacalao no debe ser sinónimo de pasarte muchas horas en la cocina complicándote con recetas muy elaboradas. Al contrario. Este pescado blanco también puede ser una gran opción para los días laborables, para llevarte con tupper al trabajo o para preparar una cena rápida y sanísima en pocos minutos, que encantará a toda la familia.

Fotos y recetas de Royal

Bacalao al vapor con jengibre
1/2

Bacalao al vapor con jengibre

Esta receta combina vegetales de hoja verde con gran densidad de nutrientes, como espinacas y kale; alimentos de temporada como los guisantes y, finalmente, el jengibre, la raíz que le aporta personalidad y que, además, la hace todavía más digestiva. Y lo mejor de todo: no tardarás más de 15 minutos en tener la receta a punto.

Ingredientes:

• 400-500 gr de lomo de bacalao

• 100g de espinacas

• 100g de Kale

• 100g de guisantes frescos

• 6 rodajas de jengibre

• 2 limas

• aceite de oliva

Preparación:

• Calentar el agua en una olla grande hasta que rompa a hervir

• Colocar en una vaporera de bambú las hojas de kale y espinacas

• Colocar encima las rodajas de jengibre y luego los lomos de bacalao

• Añadir encima los guisantes y las rodajas de lima

• Colocar la vaporera encima de la olla con agua hirviendo y cocinar durante 10ʹ hasta

que las hojas estén tiernas y el bacalao cocido

• Servir con pimienta y un chorrito de aceite de oliva

Bacalao al horno con chimichurri
2/2

Bacalao al horno con chimichurri

Esta receta es más elaborada, apta tanto para cenas del día a día como para ocasiones especiales. En 30 minutos conseguirás una receta equilibrada y reconfortante.

Ingredientes:

• 1 calabacín mediano, en rodajas

• 1 pimiento rojo, en tajadas

• 1 cebolla morada, en cuartos

• 1 limón en rodajas

• aceite de oliva virgen extra

• 4 tajadas de Bacalao sin conservantes

• 40 g de mantequilla, en cubos

• pimienta

Para la salsa Chimichurri:

• 350 ml de aceite de oliva virgen extra

• 75 ml de vinagre de vino

• 50 gramos de perejil fresco

• ½ cucharada de pimentón dulce

• ½ cucharada de orégano

• ½ cucharada de pimienta negra molida

• 2 dientes de ajo

• zumo de un limón

• sal

Preparación

• Precalentar el horno a 180ºC

• Para la salsa mezclar y picar finamente con cuchillo el ajo y el perejil y mezclar con el resto de ingredientes en un cuenco.

• Colocar en una bandeja para horno un chorro de aceite de oliva y encima el calabacín, el pimiento y la cebolla. Hornear durante 20 minutos, hasta que los vegetales estén dorados.

• Retirar del horno y añadir las tajadas de bacalao en la bandeja, la mantequilla por encima y pimienta y hornear 10 minutos más, hasta que el bacalao esté cocido.

• Retirar del horno y servir con salsa chimichurri por encima.