Fue un fisioterapeuta belga, Marcel Caufriez, quien desarrolló hace ya más de tres décadas el método abdominal hipopresivo, una terapia que ayuda a las mujeres que acababan de dar a luz a trabajar y a tonificar la zona abdominal sin sufrir ninguno de los riesgos que conlleva la realización de abdominales tradicionales.

El funcionamiento es bien sencillo, realizar los ejercicios no tanto. La gimnasia hipopresiva se desarrolla a través de una serie de ejercicios basados en la respiración y en estudiadas posiciones, con las cuales se contrae la faja abdominal ?se aumenta el tono del suelo pélvico- y, no menos tentador, se reduce el perímetro de la cintura hasta un 8% de media.

Los ejercicios, en cambio, no siempre son agradables y no son fáciles de aprender. En contra de lo que se dice, no es algo que pueda seguirse a través de tutoriales de Youtube. Los expertos recomiendan a las mujeres realizar al menos las tres primeras clases bajo la supervisión de un profesor especializado ?fisioterapeuta, ginecólogo, urólogo, etc.- que conozca la técnica y enseñe cómo ejecutar los ejercicios. Hacerlos mal no entraña ningún riesgo, pero el esfuerzo resulta estéril.

Inicialmente, se recomienda hacer sesiones de entre 30 y 45 minutos al día. Pasados dos o tres meses, cuando el cuerpo se ha reprogramado y las fibras musculares ya tienen tono, la frecuencia puede disminuir. Basta con hacer una clase recordatoria un mínimo de una vez a la semana para mantener.