El día en que empezamos la cuarentena, hace ya más de un largo mes, poco podíamos imaginarnos que la situación de aislamiento y encierro en casa podría alargarse durante tantas semanas. Pero la situación marcada por la crisis del COVID-19 ha hecho que las autoridades políticas y sanitarias recomienden que sigamos en casa durante más días de los que pensábamos inicialmente, algo que, para la mayoría de nosotros, supone una dura prueba mental y emocional.

Y es que, si hay algo que caracteriza la situación que vivimos, es la incertidumbre. Todos sentimos miedo, ansiedad, preocupación, estrés… Y es normal, pero vamos a intentar potenciar la calma y el bienestar para que nuestro sistema inmunológico funcione lo mejor posible y salgamos airosos, e incluso mejor de lo que estábamos, de este “encierro”.

Aunque hay casos particulares que son muy difíciles de gestionar, como, por ejemplo, las personas con determinados trastornos o afectaciones físicas y mentales, también hay algunos consejos que nos pueden venir bien a todos independientemente de nuestra situación y de forma generalizada. Aunque muchos de ellos ya los conoces, vale la pena repasarlos, tenerlos presentes y, sobre todo, ¡ponerlos en práctica! Vamos a verlos:

Planifica tu tiempo
1/7

Planifica tu tiempo

En un entorno incierto, lo que necesita nuestro cerebro para no caer en bucles de ansiedad y estrés, es certidumbre.

No podemos darle certidumbre a medio ni largo plazo, pero sí a corto plazo ¿cómo? Planificándonos el día: organízate un horario para una semana con todas las actividades que vas a hacer y tenlo a la vista para intentar cumplirlo lo mejor posible.

No es difícil y ayudará a calmar tu mente rápidamente.

  • Busca la manera de tener aire y sol desde alguna ventana
  • Mira por la ventana al horizonte más lejano que tengas
  • Busca el verde de árboles y el cielo azul (si no los ves desde casa ponte un canal de naturaleza en la tele o mira las plantas que tengas en tu casa)
  • Cámbiate de ropa. Vístete y arréglate como si fueras a salir de casa, aunque no salgas. Deja que tu cerebro sepa que no todas las horas son iguales.
  • Aunque pueda parecer atractivo (para quien pueda) estar todo el día vagueando de la cama al sofá y viendo TV, ni tu cuerpo ni tu mente van a estar bien si haces eso más de un día… Así que, si ahora no tienes obligaciones, tendrás que ponértelas tú. Tu obligación será cuidarte y desarrollar tu personalidad en el proceso.

¡No olvides incluir el resto de las recomendaciones!

Descansa bien
2/7

Descansa bien

¿Qué pasa si no tenemos un sueño de calidad? Nuestro cuerpo no funciona bien, nuestro cerebro se sobrecarga y nuestra mente nos mete en las trampas más comunes (preocupación, estrés y ansiedad)

Es imprescindible tener hábitos sanos de sueño para que todo vaya bien física y psicológicamente.

Si te cuesta dormir, aquí tienes algunos consejos: 5 claves para que tu cerebro tenga un sueño de calidad

Come sano
3/7

Come sano

Seguro que has oído ya lo de “somos lo que comemos” y es verdad… Todas las células de tu cuerpo necesitan nutrientes para funcionar bien y estos provienen de cómo te alimentas. Cuanto más sano comas, mejor funcionarán tu cuerpo y tu mente, mejor estado de ánimo tendrás y más energía sentirás. Merece la pena cuidarse…

Haz ejercicio
4/7

Haz ejercicio

Nuestro cuerpo no está diseñado para vivir de forma sedentaria. La absorción de algunas vitaminas y la eliminación de toxinas necesita que hagamos actividad física diaria.

Ya sé que esto se complica estando encerrados en casa, pero en internet puedes encontrar todo tipo de vídeos de ejercicio (leve-moderado-intenso) y puedes dedicarte a probar canales gratuitos de YouTube hasta que encuentras la actividad física que más te encaje. ¡No tienes excusa!

Controla tu mente
5/7

Controla tu mente

Igual que “somos lo que comemos” también “somos lo que pensamos”. Siempre es importante, pero en estos momentos es vital, controlar lo que pensamos, porque será el alimento de las emociones que sentimos… ¿Qué emociones quieres sentir?

Permítete sólo los pensamientos que te conecten con lo que quieres sentir y el resto detéctalos y páralos. No les des cuartel. Ni un minuto de tu tiempo. Porque un minuto desencadena en tu cuerpo un torrente de malestar que te puede durar horas.

Si no tienes la costumbre de parar el pensamiento negativo, esto te puede costar un poco al principio, pero como todo, es cuestión de práctica… Y una de las cosas que te ayudará es el siguiente punto:

Raciona las noticias alarmantes
6/7

Raciona las noticias alarmantes

Están por todas partes… en TV, en redes, en tus grupos de WhatsApp… ¿Qué cuerpo se te queda cuando oyes o ves lo más crudo de la situación? ¿Cuánta información al día necesitas?

De verdad que cuanta menos mejor… Si puedes informarte sólo una vez al día tu salud física y mental te lo agradecerán; y nunca antes de irte a la cama.

Está bien estar informado/a pero tanta información sólo nos hace entrar en pánico y preocupación.

Relaciónate
7/7

Relaciónate

Ya sé que no podemos relacionarnos como querríamos, pero las tecnologías nos dan la posibilidad de sentirnos muy cerca de muchas personas. Planifica tiempo para dedicar a hablar con las personas que más te importan, amigos y familiares.

Y también, busca tiempo para llamar a aquellas personas que crees que lo estarán pasando mal, porque hacer algo bueno por los demás, te hará sentir también bien a ti. Piensa en cómo puedes alegrar un rato a los que tienen menos apoyo social que tú. ¡Te sentirás divinamente!

¿Te animas a practicar estas recomendaciones? Cuéntaselas a tu familia y practicarlas juntos ¡Fíjate que buen aprendizaje para todas las edades!

¡Mucho ánimo!