Hoy en día las grandes ciudades se están recomponiendo para adaptarse a los nuevos retos del siglo XXI. La emergencia climática, la gestión de la movilidad o la calidad del transporte público son algunos de los problemas compartidos por las grandes urbes, pero todos ellos viven bajo el paraguas de la contaminación del aire por la emisión de CO2 y los problemas medioambientales y de salud que provoca en espacios superpoblados.

Por este motivo, durante los últimos años las ciudades han ido evolucionando hacia la energía verde y la conectividad tecnológica para convertirse en smart cities. También se han impulsado medidas, como en Barcelona y Madrid, de restricción de la circulación a vehículos contaminantes por el centro para obligar a compartir coche o usar el transporte público. Otra iniciativa de los ayuntamientos ha sido la ampliación de espacios verdes, que absorben el CO2 y reducen la contaminación del aire.

Todo este proceso es muy complejo y, además, depende de las políticas municipales que cuentan con expertos en urbanismo, arquitectura, energías renovables o informática, entre muchos otros. Por eso te explicamos de manera sencilla cómo puedes contribuir como ciudadano a reducir la contaminación de tu ciudad haciendo pequeños cambios en tu día a día.

Camina más
1/6

Camina más

Si vives cerca del trabajo o tienes que ir a un sitio relativamente próximo es mejor que optes por ir andando. A parte de no contaminar en absoluto, también haces ejercicio beneficioso para tu cuerpo. Evita usar vehículos contaminantes para moverte por la ciudad, sobre todo si hay alternativas.

Usa el transporte público
2/6

Usa el transporte público

El transporte público es otra buena opción a ir andando, sobre todo si vas a sitios más lejanos o tienes prisa por llegar a tu destino. Hay muchas opciones como el metro, el autobús, el tranvía, el tren o el ferrocarril. Cuanta más calidad tenga el transporte público, más gente lo usará como alternativa al coche para ir de una ciudad a otra o para moverse por dentro de la misma.

Bicicleta o patinete eléctrico
3/6

Bicicleta o patinete eléctrico

La bicicleta es uno de los transportes más antiguos y que no contaminan nada. En la última década, muchas ciudades se han adaptado incorporando carriles bici para, de esta forma, apostar por un vehículo sostenible y promocionar un estilo de vida saludable. Aunque en el norte de Europa es donde hay más tradición, existen iniciativas públicas en España como el Bicing en Barcelona o el BiciMad en Madrid para potenciar su uso.

Sin embargo, en los últimos años el patinete eléctrico ha desbancado la bicicleta y se ha convertido en el transporte de moda en muchas de las ciudades del mundo. Desde hace dos años su número no ha hecho más que crecer, este éxito se debe a su precio asequible, mucho más barato que las motos, los segways o las bicicletas eléctricas. También por su ahorro y autonomía, que permite recorrer 25 kilómetros con tan solo 4 o 6 horas de carga. Además, puede alcanzar los 50 kilómetros por hora, aunque lo normal es una velocidad de entre 10 y 30.

Coches eléctricos
4/6

Coches eléctricos

Si por algún motivo no te va bien coger el transporte público y necesitas moverte en coche, es mejor que optes por comprarte uno eléctrico. El funcionamiento de las ciudades va encaminado hacia la energía renovable y la restricción de vehículos contaminantes, con la cual te acabará saliendo a cuenta cambiar tu antiguo coche para moverte con autonomía por la ciudad. Además, cada vez hay más puntos de recarga eléctricos y los precios de estos coches se están volviendo más asequibles con el paso del tiempo.

Usa energías renovables
5/6

Usa energías renovables

Otra opción para contaminar menos es utilizar energías renovables en tu casa. Se pueden instalar paneles solares o se puede apostar por la energía eléctrica para no consumir combustibles fósiles como el gas natural. Aunque no es lo mismo si la electricidad proviene de una central nuclear que de fuentes renovables como la energía eólica o la hidráulica.

El uso de la energía en los edificios puede reducirse mediante el aislamiento, como con ventanas de cristal doble, usando bombillas y electrodomésticos de bajo consumo o poniendo la calefacción y el aire acondicionado a temperaturas suaves.

Recicla
6/6

Recicla

El reciclaje permite la reutilización de ciertos materiales, de esta forma se reduce la contaminación que provocan las fábricas productoras. Los vertederos donde se acumula la basura que tiramos sin clasificar son una gran fuente de contaminación y contribuyen al efecto invernadero. También contaminan los suelos y pueden llegar a las aguas subterráneas y superficiales.

Hay que evitar comprar plásticos de un solo uso porque son difíciles de reciclar, por lo que si hay que comprarlos, mejor que sean materiales más duraderos. Hay que acudir a los puntos limpios para deshacernos de residuos tóxicos y peligrosos para el medio ambiente como aceites, pilas, baterías o neumáticos, entre otros.