Nativel Preciado: "El enamoramiento es tan seductor que nos dejamos engañar"

Entrevista a la periodista y autora de 'Canta solo para mí'. Un libro galardonada con el Premio de Novela Fernando Lara 2014 que cuenta la historia de una obsesión en el Madrid de los últimos años del franquismo.

Foto de Nativel Preciado
Foto de Nativel Preciado

"No renunciaré a mi libertad por nadie” se dice Muriel, la protagonista de 'Canta solo para mí', la premiada novela de la periodista Nativel Preciado. A través de una relación complicada y con altas dosis de pasión, Preciado nos cuenta la historia de una obsesión en el Madrid de los últimos años del franquismo. La novela ha sido galardonada con el Premio de Novela Fernando Lara 2014.

Muriel tiene una relación con un periodista, Tanis: “Un tipo desconfiado y manipulador, de los que hacen la vida imposible a las mujeres que aman.”

Son hombres absorbentes, manipuladores, posesivos capaces de amargar la vida a las mujeres. No hay nada peor que tener un tipo así al lado.

Y aún así, ella sigue intentándolo...

El ser humano se comporta a menudo como un niño. A veces nos gusta caer en determinadas ilusiones potentes y somos incapaces de controlar las pulsiones irracionales. Lo mismo pasa con las adicciones. El enamoramiento es tan seductor que nos dejamos engañar. La novela es una trayectoria de liberación personal.

¿Por qué un amor que duele y hace sufrir puede llegar a ser tan adictivo? Es lo que le sucede a Muriel, la protagonista de la novela, ‘Canta solo para mí’

¿Se aprende a elegir el amor?
Ahora tenemos mucha experiencia, pero los cantos de sirena son muy atractivos y cada mujer aprende de sus propios errores. Es lamentable que la experiencia siempre llegue un poco tarde. Siempre digo que es muy difícil escarmentar en cabeza ajena.

“Las mujeres solemos confundir el deseo sexual con el amor puro”...

Las mujeres nos justificamos cuando sentimos una pasión sin un fin concreto. Creo que ahora las jóvenes lo tienen más claro que en mi generación, cuando decíamos “me acuesto con él porque estoy enamorada”. Los hombres no se justifican, cuando tienen deseo sexual no piensan en amor.

Pocas mujeres trabajaban fuera de casa en la España de los años 70’ y el acoso sexual estaba a la orden del día. Tu protagonista también lo sufre.

En aquella época las mujeres liberadas no le daban demasiada importancia a tener experiencias de ese tipo. Por el carácter de Muriel pensó que no le importaba experimentar y lo cuenta con distancia, con una falta de empatía tremenda. Sólo quería saber hasta donde podía llegar.

El enamoramiento es tan seductor que nos dejamos engañar. Las mujeres nos justificamos cuando sentimos una pasión y lo confundimos con amor

¿Crees que es todavía algo frecuente?
Sí, el acoso laboral es todavía muy frecuente y hasta hace unos años los hombres pensaban que cuando una mujer decía no, había que insistir.

¿Nuestra sociedad todavía pone las cosas más difíciles a las mujeres?
En aquella época las mujeres eran meros apéndices de sus padres o de sus maridos, no había ningún tipo de derecho. Ahora tenemos todos los derechos legales pero las costumbres van muy retrasadas respecto a las leyes.

Sobre el autor

Nos vamos de shopping

  1. 10 suplementos veganos para mejorar tu salud portada
    shopping icon salud
    10 suplementos veganos para mejorar tu salud
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​  
  2. 8 utensilios top de cocina ligera de verano
    shopping icon nature
    8 utensilios top de cocina ligera
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​
  3. Con cafeína
    shopping icon food
    Qué cafetera se adapta más a ti
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Lo más leído