Qué son las 'red flags' y las 'green flags': aprende a identificarlas en una relación

Muchas personas utilizan ya este tipo de banderas rojas para señalar en redes sociales los comportamientos tóxicos o alarmantes que puede tener una persona al inicio de una relación. Una especie de alerta que nos ayuda a detectar desde micromachismos hasta actitudes homófobas y racistas. Como todo, también existe su contrapunto: las 'green flags', que nos muestran indicios de aquellas personas que cuidan sus relaciones afectivas.

Qué son las red flags
Qué son las red flags
Sara Roqueta

Sara Roqueta

Periodista

Imagina que conoces a alguien por quien comienzas a tener sentimientos. Todo va bien: charláis a menudo, salís a cenar, comentáis algunas películas. La cosa va viento en popa, así que decides seguir conociéndole para ver a dónde puede llegar ese idilio amoroso... Pero toda esa retahíla de emociones románticas, en ocasiones, no nos permiten ver con claridad a quién tenemos enfrente. Hasta que un día esa persona empieza a tener comportamientos que no te encajan. Se muestra posesivo, hace comentarios sexistas, su estado de ánimo cambia de cero a cien y todo cuanto pasa a su alrededor es un tanto caótico. Pues bien, este tipo de conductas, conocidas útilmente en redes sociales como red flags banderas rojas— nos están diciendo algo: huye de esa relación.

La idea del “por ahí no paso”, como una especie de línea roja infranqueable, hace tiempo que se utiliza para frenar ciertas actitudes tóxicas. Sin embargo, ha tenido que esperar un tiempo hasta que ahora, hace un par de meses, se empezaron a asociar esas actitudes alarmantes con el uso de banderas rojas en redes sociales.

Los usuarios, y también muchas psicólogas, comenzaron a enumerar uno por uno todos esos comportamientos que no podemos tolerar ni pasar por alto cuando empezamos una relación; como que te mire el móvil sin tu permiso o que haga bromas con tus inseguridades. Una serie de indicios que nos ayudan a saber con antelación que esa persona no merece un hueco en nuestra vida y que, por lo tanto, continuar conociéndola implicaría acabar en una relación tóxica.

El emoticono de la red flag se utiliza para remarcar aquellas señales de alarma que a veces recibimos sin darnos cuenta de parte de la otra persona

De hecho, aunque comenzaron a emplearse para denunciar micromachismos, comportamientos homófobos o racistas, en seguida la arbitrariedad de Internet hizo de las suyas, y muchas personas las utilizan ya desde el humor, “cancelando” a aquellas personas con las que no comparten gustos, hobbies, actitudes o ideologías.

Incluso han aparecido red flags relacionadas con el trabajo o la relación que tenemos con nosotras mismas. ¿A caso nos damos espacio para llorar de rabia? ¿Eres de las que cuando te dicen un cumplido, le quitas importancia con un “no es para tanto”? “Mi experiencia clínica es que veo mucha de autoinvalidación emocional y dificultad para marcar limites porque cuesta expresar el enfado”, comenta en Instagram la psicóloga sanitaria Alba Martín, en un post en el que compara las reds flag con la relación que tenemos con nosotras.

Las red flags que no podemos pasar por alto

Respecto a las relaciones sentimentales, Lucía de Juan, Directora de Psicología Emociones. Psicóloga y psicoterapeuta, explica que una “bandera roja” aislada y de manera puntual no tiene por qué ser significativa, “pero si se dan varias y además se mantienen en el tiempo es el momento de parar y revisar la relación que estamos estableciendo”. Estas serían algunas de las señales a tener en cuenta:

  • Tiene un comportamiento contradictorio. Esto sucede cuando hay una cierta incoherencia entre palabras y hechos o entre sus propios sentimientos. A veces puede mostrarse tierno/a y al momento distante. Dice una cosa, pero acaba haciendo otra.
  • Se abre demasiado rápido. También conocido como oversharing, es la actitud de abrirse emocionalmente con alguien demasiado pronto. Sucede cuando una persona nada más conocer a alguien comienza a decirle te quiero, habla de planes de futuro, le cuenta todos sus problemas e historias… Pero lo que demuestra es una falta total de límites personales, ya que no sabe controlarse a sí mismo o a sus acciones. Esto puede acabar agotando emocionalmente a la otra persona.
  • Habla mal de todas sus ex parejas. Todas las relaciones pasadas que ha tenido han sido tormentosas y todas sus ex parejas están locas.
  • Hace bromas con tus inseguridades. Se muestra como una persona graciosa y simpática, pero hace bromas sobre cosas que pueden generarte inseguridad. Te dice que no te lo tomes a mal, que era una broma, pero puede ser perfectamente una manera de manipular y hacerte creer que estás loco/a cuando te quejas de lago. Es lo que se conoce como “negging" y representa una forma de abuso y de masculinidad tóxica que, bajo el disfraz de un comentario simpático, enmascara un intento de manipulación consciente o inconsciente.
  • Alza la voz para imponer sus ideas. Además, golpea cosas cuando se enfada, pierde los nervios y lo paga contigo.
  • Que te controle, te compare y te haga sentir menos. Estas son actitudes muy tóxicas con las que hay que tener mucho ojo desde el primer momento, ya que demuestran el carácter posesivo y dependiente de la persona que las lleva a cabo.
  • Te culpa de las cosas que le pasan. No se responsabiliza de las cosas que pasan y te culpa y castiga a ti por ello.
  • Pasa varios días desaparecido/a o “en silencio”. De pronto no contesta a tus mensajes o llamadas como "castigo" a algo que ha sucedido. 

 

¿Podemos salvar una relación tras algunas red flags?

Cuando conocemos a alguien no siempre encajamos a la primera. Pueden haber cosas que no compartamos, ya que cada persona crece con sus gustos y sus intereses. En este sentido, los expertos aseguran que lo más importante es la comunicación. Siempre que no se trate de una red flag que te haga daño o sea peligrosa, entonces es recomendable hablarlo. Así conseguiremos expresar nuestras ideas y permitir que el vínculo con la otra persona crezca de manera natural, sin prejuicios ni ofensas.

green flag
 

Esta actitud más proactiva nos permite no eliminar a una persona de nuestra vida así como así. De hecho, cuando expresamos lo que nos molesta del otro/a, convertimos una red flag en una green flag, esa señal a la que queremos dedicarle el último apartado del artículo para que aprendamos a mejorar nuestros vínculos afectivos. Las banderas verdes se basan siempre en la escucha y el respeto. Estas son algunas de las más frecuentes:

  • Habla abiertamente de su pasado y su relaciones, porque entiende que existía vida antes de ti.
  • No está disponible para ti las 24 horas del día. Cuida de sí mismo/a, tiene otras actividades, se relaciona con naturalidad. Es decir, respeta su individualidad y también la tuya.
  • Cuida de sus relaciones con familia y amigos. Si cuando está con otras personas no te responde al segundo, para hacerlo más tarde, esta es una señal positiva. Significa que pone atención a sus cercanos.
  • Que te comunique desde el principio sus expectativas en una relación, y pregunte las tuyas.

Nos vamos de shopping

  1. 10 suplementos veganos para mejorar tu salud portada
    shopping icon salud

    10 suplementos veganos para mejorar tu salud

    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​  
  2. 8 utensilios top de cocina ligera de verano
    shopping icon nature

    8 utensilios top de cocina ligera

    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​
  3. Con cafeína
    shopping icon food

    Qué cafetera se adapta más a ti

    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Lo más leído