La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) ha actualizado su guía de consumo de pescado para prevenir posibles intoxicaciones por mercurio. Los expertos recuerdan que el metilmercurio es un contaminante medioambiental conocido desde hace tiempo que está presente en gran parte de los productos pesqueros. La cantidad de mercurio en los peces está relacionada con su posición dentro de la cadena trófica, por tanto, los peces depredadores, de gran tamaño y más longevos, tienen concentraciones más altas.

 

El mercurio puede provocar daños graves a los fetos

Este compuesto puede ser muy peligroso, sobre todo para las mujeres embarazadas, ya que posee una alta toxicidad y puede afectar al desarrollo neuronal del feto tanto por exposición directa tras su consumo o indirectamente al poder atravesar la placenta. También puede estar presente en la leche materna.

Las consecuencias de estas alteraciones pueden ser daños cerebrales, pérdida de audición, dificultades de aprendizaje y daños graves en el sistema nervioso del bebé. Por ello las mujeres embarazadas, o que estén planificando estarlo, así como aquellas en periodo de lactancia, junto con los niños de menor edad constituyen la población más vulnerable al mercurio.

 

Pez espada, atún rojo, tiburón y lucio, entre los altos en mercurio

Con el objetivo de minimizar el riesgo de exposición al mercurio, AESAN ha publicado nuevas recomendaciones de consumo de pescado respecto de su contenido de mercurio:

  • Para la población vulnerable se precisa de recomendaciones más estrictas específicas para las 4 especies identificadas con un alto contenido en mercurio: Pez espada/ Emperador, Atún rojo (thunnus thynnus), Tiburón (cazón, marrajo, mielgas, pintarroja y tintorera) y Lucio.
  • Mujeres embarazadas, que planeen llegar a estarlo o en período de lactancia y niños hasta 10 años, evitar el consumo de esas cuatro especies.
  • Niños entre 10 y 14 años limitar el consumo de esas cuatro especies a 120 gramos al mes.
  • Para población en general: se aconseja el consumo de hasta 3 - 4 raciones de pescado por semana, procurando en todos los casos variar las especies entre pescados blancos y azules.

Recomendaciones de consumo de pescado según grupos de población

Bacalao, merluza o salmón, entre los bajos en mercurio

AESAN también defiende que estos grupos deben seguir consumiendo una amplia variedad de pescados, por sus grandes beneficios nutritivos. Insisten en que el pescado es una parte fundamental dentro de la dieta mediterránea.

Hay una larga lista de pescados con un contenido bajo de mercurio como son el abadejo, anchoa, boquerón, arenque, bacalao, bacaladilla, berberecho, caballa, calamar, camarón, cangrejo, cañadilla, carbonero, fogonero, carpa, chipirón, chirla, almeja, choco, sepia, jibia, cigala, coquina, dorada, espadín, gamba, jurel, langosta, langostino, lenguado europeo, limada o lenguadina, lubina, mejillón, merlán, merluza, pescadilla, navaja, ostión, palometa, platija, pota, pulpo, quisquilla, salmón, sardina, sardinela, sardinopa, solla y trucha.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha establecido que el consumo de alrededor desde 1-2 porciones de pescado/marisco por semana y hasta 3-4 porciones por semana durante el embarazo se ha asociado con mejores resultados funcionales del neurodesarrollo en los niños en comparación con la ausencia de consumo.

Estas cantidades también se han asociado con un menor riesgo de mortalidad por enfermedad coronarias en adultos y son compatibles con las ingestas y las recomendaciones actuales en la mayoría de los países europeos.