Las mujeres asiáticas son, en general, envidiadas por mujeres de todo el mundo por tener una piel de porcelana. Y aunque ayuda tener una buena genética y seguir una alimentación equilibrada y saludable ?como es su caso-, lo cierto es que para mantener una piel cuidada, las mujeres asiáticas, en especial las coreanas, son conocidas por seguir unos rituales de belleza muy concretos.

El protector solar es una crema muchas veces olvidada, pero lo cierto es que los rayos ultravioletas tienen consecuencias muy negativas para la piel y el rostro, ya que favorece la pigmentación y el envejecimiento prematuro de la piel. Por eso es muy importante utilizar protección solar en la cara, incluso en días lluviosos o con nubes, algo que siempre hacen las mujeres asiáticas.

Además, las coreanas utilizan gran variedad de productos para el tratamiento facial. Asimismo, después de su ritual diario, estimulan la circulación sanguínea y la elasticidad de la piel del rostro mediante suaves masajes que garantizan una tez más joven y brillante.