Este es un plato vegano porque además de estar elaborado en su base con ingredientes vegetales, entre ellos un pesto vegano en el relleno y a la hora de gratinarlos, también utilizamos un parmesano vegetal o parmesano vegano. De esa manera todos podrán tomar.

El trigo sarraceno es un ingrediente fabuloso para las épocas frías, ya que según la medicina tradicional china, tiene una naturaleza caliente y nos aporta calor y bienestar al tomarlo, y también nos alivia en casos de resfriados o fatiga. Otro dato interesante es que este pseudocereal contiene proteínas completas, es rico en vitaminas del grupo B y contiene minerales como el magnesio o el hierro. Además está libre de gluten, por lo que todo el mundo puede beneficiarse de él.

En esta receta he querido combinar las espinacas con un poco de pesto y un toque de limón, para obtener un relleno muy sabroso que junto con las láminas de calabacín y la salsa de tomate hacen un plato de lo más delicioso. Además es perfecto para cuando se tienen invitados en casa, ya que se puede dejar preparado con antelación y gratinarlo en el último momento, cuando se acerque la hora de servirlo.

Esta es una elaboración ideal para aportar a nuestra mesas navideñas más vegetales, más ingredientes saludables y de esa manera también reducir el consumo de productos animales de una manera rica ¡que a todos gustará!

 

Ingredientes rollitos de calabacín rellenos

  • 1 calabacín grande o 2 medianos
  • 1/2 taza de trigo sarraceno
  • 1 taza de agua
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra (divididas)
  • 1 cebolla grande
  • 2 tazas de tomate triturado
  • 1 o 2 cucharaditas de azúcar de caña integral
  • 300g de espinacas limpias
  • 1/2 taza de pasas
  • 1/3 taza de pesto vegano (sin queso)
  • 1 c de ralladura de limón
  • 1 c de orégano seco
  • sal
  • pimienta

 

Para el pesto vegano:

  • 20g-30g de hojas de albahaca fresca
  • 1 puñado de anacardos
  • 1 puñado de nueces
  • 1 cucharadita de zumo de limón
  • 1 puñadito de rúcula
  • 125ml de aceite de oliva virgen extra
  • 1 y 1/2 cucharadas de levadura nutricional
  • sal
  • 1/2 ajo (opcional)

Batir todos los ingredientes y añadir un poco más de aceite hasta conseguir la textura deseada.

 

Preparación:

  1. Poner el trigo sarraceno lavado en una olla pequeña junto con el agua, llevar a ebullición y cocer a fuego medio-bajo hasta que el líquido se consuma. Reservar.
  2. En una sartén echar la cebolla picada fina junto con 2 cucharadas de aceite y cuando esté translúcida añadir las 2 tazas de tomate triturado y una pizca de sal. Dejar cocer unos 10 minutos removiendo de vez en cuando y cuando esté añadir un poco de azúcar integral para compensar la acidez del tomate. Reservar.
  3. En otra sartén echar 1 cucharada de aceite, añadir las espinacas lavadas y troceadas, y saltearlas junto con las pasas y un poco de sal unos minutos hasta que reduzcan considerablemente su tamaño. Añadir el trigo sarraceno cocido, el orégano, la ralladura de limón, el pesto, 1/2 taza de la salsa de tomate que hemos preparado antes y una pizca de pimienta y sal. Remover bien y rectificar del ingrediente que sea necesario.
  4. Lavar  el calabacín y hacer láminas con una mandolina. Pasarlas por la plancha con unas gotas de aceite.
  5. Cuando estén, poner en la base de una fuente de horno el resto de la salsa de tomate (se puede triturar antes para que quede una salsa fina), y echar en cada lámina un poco del relleno que hemos preparado, formando un rollito. Ir dejándolos encima de la salsa de tomate.
  6. Cuando los tengamos todos, echar un poco de parmesano por encima, si se desea algún copo de chili y gratinar unos 5 minutos. Decorar con hojas de albahaca fresca.