Toma las precauciones necesarias pero dale a tu cuerpo toda la luz solar que necesita. Ante la locura actual en la que hemos convertido al sol en nuestro enemigo número uno, algunas corrientes quieren devolver al astro rey al lugar que merece y recordar que, ancestralmente, sus beneficios habían sido mayoritarios frente a sus perjuicios.

Tomar el sol, en las condiciones adecuadas y protegiendo correctamente todo nuestro cuerpo, puede ayudarte en muchos sentidos:

- Según algunos estudios, la luz del sol y una alimentación sana (especialmente frutas y verduras) ayudan a hacer que el cáncer de mama remita.- La luz solar mata las bacterias.

- Su efecto es beneficioso a la hora de curar enfermedades de la piel como la psoriasis, el acné u hongos.

- Disminuye el colesterol: lo convierte en hormonas dentro de la sangre. La falta de luz solar produce el efecto contrario, y diferentes sustancias se convierten en colesterol.

- Aumenta la cantidad de oxígeno en sangre y ayuda a que este sea transformado. Por ello, es un gran aliado a la hora de hacer ejercicio.

- Tiene relación directa con el crecimiento de las personas, especialmente los bebés. Diferentes estudios muestran el vínculo de la exposición al sol durante los primeros meses con la altura que alcanza una persona.

- La ausencia de sol (por trabajar en oficina durante largas horas, por ejemplo) puede conducir a un tipo de depresión.