FOMO: cómo afectan las redes sociales a nuestra autoestima

Vivir en el universo digital tiene sus pros y sus contras. Para algunos, puede ser una experiencia gratificante, mientras que otros viven con ansiedad el uso excesivo de las redes sociales, también conocido como FOMO. Esa necesidad de estar continuamente conectados que, junto al número de me gusta o los comentarios, puede llegar a afectar gravemente a nuestra autoestima, en especial a la de los jóvenes y adolescentes.

FOMO cómo afectan las redes sociales a nuestra autoestima
FOMO cómo afectan las redes sociales a nuestra autoestima
Sara Roqueta

Periodista

Desde que las redes sociales aparecieron en nuestras vidas algo ha cambiado en la relación que tenemos con nosotros mismos y los demás. Subir fotos a la red implica exponerse, ver qué hace el resto, conocer cómo visten e incluso qué comen y con quién esas personas que aparecen en pantalla bajo el filtro de lo digital. Toda una serie de informaciones que pueden llegar a saturarnos y a minar nuestra autoestima con preguntas cómo, ¿por qué yo no soy así? Sin embargo, no hay nada malo en ser uno mismo sin la presión de subir fotos o compararse con el otro, que es algo que propician redes como Instagram o TikTok. El mundo, lejos de las redes, no ha dejado de girar y ya se sabe que, eso de las apariencias siempre engaña.

De hecho, a esa sensación de ansiedad por un uso excesivo de las redes sociales se la denomina FOMO, y es ya una de los motivos por los que miles de jóvenes han visto disminuir la confianza y autoestima sobre sí mismos.

Si no estás conectado y controlando lo que hacen todas las personas que sigues en las redes, tienes miedo de desconectar y no poder formar parte de esa esfera. Es cierto que las redes aportan muchas cosas buenas, pero si empiezan a generarnos esa angustia debemos frenar para analizar y ver qué ocurre”, explica Silvia Congost, una de las psicólogas más influyentes en España en cuestiones de autoestima y relaciones, en el cuarto capítulo de #CharlasConCariñoterapia, el nuevo formato de entrevistas impulsado por Aegon.

Padecer FOMO implica pensar que otros podrían estar teniendo experiencias gratificantes de las cuales uno está ausente. Un tipo de ansiedad social que solo pasa en las redes sociales, al ser el único espacio en el que podemos saber en tiempo real que están haciendo el resto de personas que no tenemos cerca.

Factores que influyen en la autoestima

Si la autoestima hace referencia a la valoración que hacemos de nosotros mismos, está claro que el uso de redes sociales influye de lleno en cómo creemos que es el mundo y qué papel jugamos nosotros en él. Porque, aunque la mayor parte de la autoestima se forma en la infancia, esta también se va amoldando conforme nos hacemos adultos: “Cuando somos niños la responsabilidad de la autoestima es el hogar, tus vivencias y experiencias con ese entorno, y cuando ya eres mayor, empezamos a tener un papel activo sobre nuestra autoestima, aunque también dependa de otros factores como las experiencias que vayas viviendo”, confirma la Dra. en neurociencia y psicóloga Ana Asensio.

Pero, ¿qué factores influyen en nuestra autoestima? ¿Cuál es el detonante para que esta disminuya? Por ejemplo, algo que puede influir de manera negativa en cómo nos tratamos es la autoexigencia y el perfeccionismo. En este respecto, Silvia ha aclarado que ser una persona exigente que quiere mejorar no tiene por qué ser malo: “El problema viene cuando no hay un equilibrio entre la exigencia y el reconocimiento de todo lo que sí haces bien. Ahí es cuando tienen que saltar las alarmas, porque para trabajar la autoestima es esencial valorar también las cosas que hacemos bien y gratificarnos por ello”.

joven fomo

Al mismo tiempo, hay que poner mucha atención e identificar esas creencias negativas que se activan con más facilidad ante cualquier situación cotidiana, para poder aprender a darles la vuelta. Lo más recomendable es hacer ejercicios para conectar siempre con la gratitud de cosas que hemos vivido y nos han demostrado que somos capaces, ignorando así todos estos pensamientos que nos limitan a seguir creciendo. Practicar la meditación puede ser una buena opción, ya que nos permite practicar una mirada introspectiva y preguntar a nuestro yo interior qué es lo que quiere, cómo lo quiere y si realmente aquello que quiere se puede conseguir. Si bien uno no consigue esa sensación de conexión, así como así, mantener un pensamiento positivo ante las circunstancias nos ayudará a mejorar nuestro ánimo en general, sea cual sea el malestar interno.

Fomo: el lado negativo de las redes sociales

Por otro lado, muchas veces la opinión de los demás afecta mucho a la autoestima y percepción interna. Por ejemplo, cuando identificamos una cualidad o aptitud en nosotros mismos, o simplemente identificamos algo que nos gusta de nosotros, muchas veces cuesta exteriorizar ese sentimiento por miedo a cómo vaya a percibirse desde fuera. Para poder gestionarlo, Silvia Congost explicó: “Debemos conectar con darnos reconocimiento a nosotros mismos, primero solos y después con nuestro círculo de confianza, para así poder atravesar esa barrera”.

En este sentido, un tema que preocupa es tener que lidiar, ya no solo con tu voz interior, sino con todo lo que conllevan las redes sociales, pues está claro que elementos como los likes o los haters también pueden afectar a la autoestima.  Según un estudio, el 72% de las jóvenes han utilizado algún filtro para distorsionar su imagen en las redes sociales por la inseguridad que les causa ver su imagen real. De hecho, el 52% afirma que los filtros son parte de su vida diaria. Los datos están ahí, demostrándonos como a veces es más fácil ocultar quienes somos, sin reconocer con compasión todos esos aspectos positivos que nos conforman.

El 72% de las jóvenes han utilizado algún filtro para distorsionar su imagen en las redes sociales por inseguridad

Según Ana Asensio, en edades como la adolescencia, es normal contar con esa amplia gama de filtros para esconder las imperfecciones, de hecho, puede ser algo atractivo: “Siempre que tratemos esto como un juego está bien, el problema llega cuando no podemos subir o compartir nada que no tenga ningún filtro porque te produzca rechazo a ti mismo, porque estás rechazando tu propia imagen”.

redes sociales

Todas estas reflexiones nos llevan al mismo punto: lo esclavos que podemos llegar a ser de la opinión social de los demás. Para Congost, dar respuesta a esto implica preguntarse a uno mismo la razón por la que compartes una foto en Instagram. Si lo haces por el mero placer de compartir con tu círculo lo que estás haciendo o por los likes que esperas obtener. Pues esta última supone ser un esclavo de la opinión de los demás, cuando al no obtener el feedback que esperabas en las redes queda resentido tu estado emocional.

En definitiva, el entorno que nos rodea, ya sea una red social, una pareja o una relación de amistad, influye de lleno en nuestra autoestima. Para evitarlo es importante identificar lo antes posible aquella persona o personas que están causando esta situación.

Somos una mezcla de la relación que tenemos con nosotros mismo y la que tenemos con lo demás

Nadie elige por nosotros, somos nosotros mismos quienes podemos elegir nuestro entorno. De esta manera, cuantas más relaciones sanas tengamos a nuestro alrededor, mayor autoestima tendremos.

Según comentó Silvia, podemos elegir nuestro entorno, y es importante rodearnos de relaciones sanas para poder tener una buena autoestima. Para Ana Asensio, está claro que “somos una mezcla de la relación que tenemos con nosotros mismo y la que tenemos con lo demás” y cuidar de ambas es importante para gestionar estos entornos disruptivos para uno mismo. Al fin y al cabo, dar cariño a los demás, empieza por darse cariño propio primero. Y esa es la mejor lección que deja la autoestima, lejos del mundo digital que se crea en torno a los likes, los filtros y los stories. La pregunta es, ¿cuánto de eso es tangible? Al final, el cariño y la compasión por uno mismo no nace en ningún foro, lo crea cada uno con su historia de vida, sus circunstancias y un entorno elegido libremente para ser felices y vivir con tranquilidad.

Sobre el autor
Sara Roqueta

Periodismo y cultura. En ese orden o viceversa. Me introduje de lleno en los estudios comparativos de Literatura, Arte y Pensamiento y el análisis de los procesos creativos. Todavía sobrevivo. Poesía, narrativa y arte contemporáneo. Ahora redactora en Objetivo Bienestar y Revista Interiores.

Nos vamos de shopping

  1. 10 suplementos veganos para mejorar tu salud portada
    shopping icon salud
    10 suplementos veganos para mejorar tu salud
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​  
  2. 8 utensilios top de cocina ligera de verano
    shopping icon nature
    8 utensilios top de cocina ligera
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​
  3. Con cafeína
    shopping icon food
    Qué cafetera se adapta más a ti
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Lo más leído