• Home

  • Mente

  • Trabajo

  • Claves para aumentar la salud y el bienestar de los trabajadores

Claves para aumentar la salud y el bienestar de los trabajadores

La presión social y sanitaria de los últimos meses ha afectado al bienestar laboral de muchas personas. La ansiedad, el estrés o la depresión han sido algunas de las dolencias más detectadas entre trabajadores. Por eso, cada vez son más las empresas que tratan de flexibilizar las jornadas y detectar los posibles riesgos psicosociales.

Claves para aumentar la salud y el bienestar de los trabajadores
Claves para aumentar la salud y el bienestar de los trabajadores
Sara Roqueta

Sara Roqueta

Periodista

Numerosos expertos apuntan a que la cuarta ola podría ser definitivamente la de la salud mental. No se trata de casos aislados. Desde que la Covid-19 irrumpió en nuestra cotidianidad muchas personas han sufrido ansiedad, estrés o depresión a causa del aislamiento y la incertidumbre pandémica. Si nos fijamos en los entornos laborales, las cifras aumentan considerablemente con un 45% de españoles en activo que afirman haber padecido estrés laboral en el espacio de trabajo. Sentirnos a gusto con lo que hacemos, y en un lugar en el que pasamos tantas horas, se ha vuelto una prioridad para muchas personas. Decir basta; pedir ayuda, exigir a las empresas que se posicionen e instalen programas para medir el bienestar laboral de los trabajadores, se está convirtiendo ya no solo en un debate, sino en una necesidad para muchos colectivos. Una iniciativa que pasa por apoyar al trabajador y flexibilizar sus jornadas antes de que esa temida "cuarta ola" acabe perjudicando gravemente su salud mental.

“Cuidar del empleado no sólo será atender sus necesidades, sino darle las herramientas para adaptarse a las nuevas circunstancias”, explican desde APFtech, consultora tecnológica especializada en bienestar laboral. Y es que, si algo está demostrando la situación provocada por la Covid-19 es que las empresas también pueden adaptarse al trabajador. No es nada nuevo. Solo ahora, en el marco del Día Internacional de los Trabajadores, que celebramos cada 1 de mayo, es momento de reflexionar, una vez más, sobre la salud y los hábitos de las personas activas.

A día de hoy, ya se sabe que no tener trabajo es todo un problema. Las cifras de paro aumentan considerablemente inmersos en una crisis económica, social y sanitaria. Sin embargo, no es necesario alargar una situación laboral que nos genera estrés, ansiedad, o malestar psíquico.

De hecho, para evitar llegar a este tipo de situaciones, Inspección de Trabajo ha anunciado recientemente que la Ley de Prevención de Riesgos Laborales de 1996 también se encargará de medir los riesgos que afectan potencialmente a la salud mental de los empleados. La noticia que muchas personas esperaban ansiosamente, por fin, verá la luz.

Riesgos en el espacio de trabajo

Pero mientras que este tipo de legislaciones se ponen en marcha, ¿qué pasa con la salud mental de los trabajadores? ¿Son siempre los entornos laborales espacios en los que se permite flexibilizar las jornadas para aumentar el bienestar de los empleados?

Seguro que lo has visto cientos de veces. Quizá te ha pasado. Una jornada que se alarga, unos incentivos que no llegan… Mientras, te vas quemando, vas acogiendo más y más trabajo hasta que un día, de la noche a la mañana, todo estalla. Ya no puedes continuar trabajando y te ves obligada a coger la baja porque tienes ansiedad o simplemente estás estresada, que ya es bastante.

Pues bien, con la situación sanitaria que hemos atravesado en el último año, las cifras de bajas y ausencias al trabajo se han multiplicado, tal y como recoge el reciente Informe sobre Absentismo laboral de InfoJobs.

Mientras que uno de cada cinco empleados en España mayores de 16 años afirma haberse tenido que ausentar del trabajo en 2020 mediante una baja laboral, por otro lado, un 24% de los encuestados señala que lo ha hecho sin coger la baja.

Los teletrabajadores han cogido menos bajas (16%) que los no teletrabajadores (23%) durante el último año, aunque se han ausentado más que estos últimos sin solicitar la baja.

Es decir, que hoy en día, aunque se estima que el 33% de las personas cumple con las condiciones para recurrir al teletrabajo —en 2019 era un 8,3%— todavía en este ámbito existen pequeñas disyuntivas a las que hacer frente.

Cuando teletrabajar no son todo beneficios

A pesar de los beneficios asociados a una mayor flexibilidad y gestión del tiempo-espacio, también existen riesgos como la soledad o la conciliación familiar, que pueden reducir ya no solo la productividad de los trabajadores, sino afectarles psicológicamente, según explican desde el Observatorio de Prevención de Riesgos Laborales de Valencia.

Los teletrabajadores son más propensos a vivir con sentimientos de culpa o irritabilidad asociados a su empleo.

Por ejemplo, uno de los problemas más comunes entre las personas que teletrabajan es el conocido como síndrome del agotamiento o burn-out. Este surge cuando las responsabilidades laborales absorben una parte de la vida privada de cualquier empleado.

Los expertos ya recomiendan que, para paliar este desgaste, lo más importante es controlar las tareas en red que lleva a cabo cada persona, así como una correcta gestión de la desconexión digital. No hacer más horas de las establecidas por contrato, tomar descansos, alternar tareas y otros pequeños cambios que pueden hacernos sentir mejor al acabar el día.

Líderes comprometidos

¿Y qué ocurre con los jefes y directores? ¿Cuál es el papel que deben asumir en estas situaciones las personas líderes? Xavi Escales, fundador de APFtech, lo tiene claro:

“La comunicación constante, la confianza en el liderazgo y conocer la situación personal de cada trabajador será determinante a la hora de organizar equipos, proyectos y horarios, de forma que cada uno pueda explotar todo su potencial”.

El rol del mánager pasa ahora por conocer las flaquezas y las virtudes de cada profesional, sabiendo posicionarlo y relacionarlo con aquellos retos en los que pueda destacar.

Otro de los puntos clave es la adaptación del entorno del trabajo en buenas condiciones. Hacer sentir al trabajador lo mejor posible, incluyendo mecanismos de seguridad para el acceso a los servicios online y una conectividad sencilla y funcional con el resto de los compañeros.

De lo contrario, “nadie puede desarrollarse al cien por cien si se siente inseguro o cansado en un lugar donde debe invertir tantas horas y esfuerzo. La tecnología debe ser la conexión entre diferentes personas y espacios”, señala Escales.

Teletrabajo

Un modelo híbrido y mayor seguimiento psicológico

Es por todo esto que muchas compañías han apostado por combinar el trabajo en remoto (70% de las empresas) y una asistencia flexible al centro de trabajo (62%), tanto para garantizar la seguridad de cara a la expansión de la Covid-19 y como una manera de rebajar las tensiones en el espacio físico.

Medir el bienestar de los trabajadores, tanto física como psicológicamente, empezará pronto a ser un requisito indispensable. De hecho, la Inspección antes mencionada confirma que los riesgos psicosociales son también riesgos laborales. Ahora, la pelota pasa del lado de las compañías, quienes tienen la obligación de evaluar y planificar medidas para solventar estos riesgos en caso de detectar problemas. De hecho, los últimos avances en corporate wellbeing han llegado incluso hasta la salud física y mental de los empleados.

El compromiso está no solo en evitar el cansancio o el estrés en la rutina laboral, sino también poder identificar el origen de estas sensaciones para solucionarlas de raíz.

Como respuesta, APFtech ha desarrollado un sistema único capaz de medir de forma objetiva el bienestar de las personas mediante la aplicación de inteligencia artificial y machine learning. “Con los datos biométricos obtenidos y unas pocas preguntas, podemos conocer qué y cómo afectan los retos del día a día a cada empleado de forma personalizada. Así podemos descubrir qué situaciones afectan más a su bienestar o en qué ambientes se desenvuelve mejor”, explica Escales.

Que tu empresa cuente con un programa psicológico continuado de manera online, como el que ofrece TherapyChat, tener acceso a servicios que promuevan hábitos saludables, así como flexibilizar al máximo las jornadas, son ya algunas de las demandas por parte de muchos colectivos que buscan aumentar al máximo la calidad de vida en sus puestos de trabajo.

Disfrutar, aprender, reinventarse, suena a campaña publicitaria. Pero también es una forma de afrontar esta marea de cambios que vivimos y hacerlo en espacios en los que trabajar sea mucho más que producir y producir.

Os dejamos ahora con una serie de consejos para que las compañías puedan potenciar al máximo la salud y el bienestar de los trabajadores. Una manera de prevenir y solucionar cualquier afección psicológica.

También te puede interesar

Descubre más sobre:

Nos vamos de shopping

  1. Mascarilla Banarassi
    icon-shopping moda

    10 mascarillas bonitas, reutilizables y solidarias​​​​​​​​​​​​​​

    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​  
  2. mascaras de pestañas bio
    shopping icon beauty

    Máscaras de pestañas BIO para realzar tu mirada

    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​
  3. Serie de yoga multinivel de 30 minutos portada
    shopping icon sport

    ASOS: ¡Consigue un -20% extra en vestidos con el código DRESSES20!

    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​
  4. Pajitas de bambú
    shopping icon sostenibilidad

    Di el adiós definitivo a las pajitas de plástico

    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Lo más leído