• Home

  • Mente

  • Johann Hari: “Somos los primeros humanos en tratar de disolver nuestras tribus”

Johann Hari: “Somos los primeros humanos en tratar de disolver nuestras tribus”

El autor del libro “Conexiones perdidas” explica soluciones alternativas a la medicación para encontrar el origen de la depresión y la ansiedad, y poder superarla con éxito

Johann Hari: “Somos los primeros humanos en tratar de disolver nuestras tribus”
Johann Hari: “Somos los primeros humanos en tratar de disolver nuestras tribus”
Marc Lloveras

Periodista en construcción. Adicto a la actualidad política y cinéfilo.

Durante la mayor parte de su vida, Johann Hari tenía una duda por resolver: ¿por qué aumenta tanto la depresión y la ansiedad en el mundo occidental? Cuando era adolescente, acudió al médico y este le dijo que sabían por qué la gente se siente deprimida, que era porque algo salía mal en los cerebros de las personas por un desequilibrio químico natural. Todo lo que tenían que hacer era darle un medicamento para volver a la normalidad. Entonces le dio un antidepresivo y se sintió mucho mejor por un tiempo, pero luego volvió la depresión. Así que comenzó a preguntarse porque todavía se sentía de esa forma si hacía caso a todo lo que le decían.

Así empieza la investigación de Johann Hari, autor del libro “Conexiones perdidas”, que habla con varios expertos para reflexionar entorno al origen de la depresión, en cómo la tratamos y qué soluciones alternativas o complementarias a la medicación deberíamos buscar para superar esta enfermedad tan extendida en la actualidad.

 

¿Consideras que la depresión es la principal enfermedad mental del siglo XXI?

La mayoría de los factores que han demostrado causar depresión y ansiedad no están en nuestra biología. Por ejemplo, si estás realmente solo, es mucho más probable que te deprimas. Si estás controlado en el trabajo, es mucho más probable que te deprimas. Si no interactúas con el mundo natural, es mucho más probable que te deprimas. Estos son factores en la forma en que vivimos, y una vez que los comprendes a ellos y a los demás, abre un conjunto muy diferente de soluciones que deberían ofrecerse junto con la opción de medicamentos.

A parte de las necesidades físicas, existe evidencia de que todos los seres humanos tienen necesidades psicológicas. Necesitas sentir que perteneces a algo, que tu vida tiene sentido y propósito. Esta cultura que hemos construido es buena en muchas cosas, pero cada vez somos menos buenos para satisfacer las profundas necesidades psicológicas subyacentes de las personas.

 

¿Por qué crees que hoy en día persiste el estigma de hablar sobre depresión, y en muchos casos, se esconde?

El estigma es un desastre, y en parte proviene del hecho de que hemos entendido mal lo que es la depresión. Le hemos dicho a la gente que la depresión es un signo de debilidad o un problema puramente biológico. Pero esta es una forma demasiado simplista de pensarlo. Necesitamos reducir el estigma al comprender las causas reales de la depresión, al mostrar cómo están afectando la vida de muchas personas, no solo a los deprimidos, y reducirlas con el tiempo.

Somos la sociedad más solitaria de la historia humana. Nuestros antepasados en las sabanas de África eran realmente buenos en una cosa, en unirse en grupos y cooperar. Al igual que las abejas evolucionaron para vivir en una colmena, los humanos evolucionaron para vivir en una tribu. Somos los primeros humanos en tratar de disolver nuestras tribus.

Se nos dice constantemente en esta cultura, cuando nos sentimos ansiosos o deprimidos, se tu mismo, como si el individualismo es a lo que deberíamos aspirar. Pero en realidad, lo que la depresión me enseñó es: no seas tú mismo, seamos nosotros. Deberíamos aspirar a ser parte de una tribu. 

 

Somos la sociedad más solitaria de la historia humana. Deberíamos aspirar a ser parte de una tribu

 

Portada de Conexiones perdidas

 

En el libro, eres muy escéptico sobre los antidepresivos. ¿Crees que es mejor centrarse en el origen de la depresión que en mitigar sus efectos con medicación? ¿O se pueden hacer las dos cosas a la vez?

No soy escéptico sobre los antidepresivos químicos. Me ayudaron por un tiempo y ayudan a muchas personas. Solo necesitamos tener una conversación honesta sobre lo que pueden y no pueden hacer. La verdad es que los antidepresivos químicos brindan alivio a algunas personas, lo cual es de gran valor. Pero lamentablemente, la mayoría de las personas que los toman se deprimen nuevamente con el tiempo.

Por lo tanto, los antidepresivos químicos tienen algún valor, y mi consejo para cualquiera que los tome y que esté experimentando beneficios, es continuar. Pero debemos ser honestos: por sí solos, para la mayoría de las personas, no son suficientes para resolver el problema. Durante treinta años, hemos estado prescribiendo más y más antidepresivos, y cada año, la depresión y la ansiedad han seguido aumentando.

Esta historia simplista de que es solo un problema con nuestros cerebros que necesita ser resuelto con drogas, se pierde gran parte de la imagen. Si estás deprimido, si estás ansioso, no eres débil. No estás loco. En general, no eres una máquina con piezas rotas. Eres un ser humano con necesidades insatisfechas. Precisamente porque este problema es mucho más profundo que nuestra biología, las soluciones también deben ser mucho más profundas.

 

También hablas sobre el efecto Placebo en pacientes medicados. Teniendo en cuenta tus conversaciones con los científicos, ¿crees que el desencadenante de la depresión se debe más a experiencias personales o traumas que a trastornos hormonales? 

Hay tres tipos de causas de depresión y ansiedad. Todos son reales. Son: causas biológicas como tus genes o cambios cerebrales reales, causas psicológicas como trauma infantil, y causas sociales como la soledad y la inseguridad financiera. Cada persona experimentará una mezcla diferente de estas causas. Necesitamos mirarlos a todos. Aquí hay otro ejemplo que creo que todos entienden. Pregúntales: ¿odias tu trabajo?

Existe una fuerte evidencia de que los seres humanos necesitamos sentir que nuestras vidas tienen sentido, que estamos haciendo algo con un propósito que marca la diferencia. Es una necesidad psicológica natural. Me di cuenta de que la mayoría de las personas deprimidas y ansiosas que conozco están en el 87% a las que no les gusta su trabajo. Resulta que, si no tienes control sobre tu trabajo, es mucho más probable que te estreses y, sobre todo, te deprimas.

Los humanos tienen una necesidad innata de sentir que lo que estamos haciendo, día a día, es significativo. Cuando estás controlado, no puedes crear significado a partir de tu trabajo. Es un argumento para que nos unamos como ciudadanos y democraticemos nuestros lugares de trabajo, por lo que controlamos lo que pasamos la mayor parte de nuestras vidas despiertas.

 

Si estás deprimido o ansioso, no eres débil ni estás loco. No eres una máquina con piezas rotas, eres un ser humano con necesidades insatisfechas

 

Mujer con depresión

 

Entonces, ¿la depresión tiene más relación con nuestra salud emocional que con nuestra salud mental? ¿La complejidad de manejar los sentimientos ha llevado a la comunidad científica a reducirlo a un problema químico?

Hablar solo de "salud mental" hace que las personas se imaginen cerebros y vean este problema como algo biológicamente simplista. La biología es real, pero es parte de una imagen más grande. Hablar sobre "salud emocional" nos ayuda a ver este problema más en el contexto de nuestras vidas.

En la década de 1960, los psiquiatras en los EE.UU. presentaron por primera vez un conjunto de diez síntomas de depresión: cosas como disminución del interés por el placer y sentimientos de inutilidad. Si encajabas en estos síntomas durante algunas semanas, te diagnosticaban depresión. Pero los médicos comenzaron a notar que casi todos los que pierden a un ser querido muestran estos síntomas. Entonces crearon una escapatoria, "la excepción de la pena". Dijeron que si alguien que amas ha muerto, las reglas no se aplican a ti: no debes ser diagnosticado ni drogado.

Pero esto planteó una pregunta. ¿Por qué la muerte de un ser querido es la única situación en la vida donde es legítimo experimentar depresión? ¿Por qué no si pierdes tu trabajo? ¿Por qué no si estás atrapado en un trabajo que odias y tendrás que hacerlo durante los próximos cuarenta años? ¿Por qué no si no tienes amigos, estás solo y no puedes salir? De repente, la vida, con toda su complejidad, comienza a inundar el diagnóstico de depresión y ansiedad.  Entonces, los psiquiatras gradualmente redujeron la excepción de la pena, reduciéndola de un año a seis meses, incluso a menos, y finalmente aboliéndola por completo.

 

¿Hasta qué punto los estímulos externos o de nuestro entorno pueden afectar nuestro interior y provocar una depresión o ansiedad? ¿Está en nuestras manos evitarlo? 

Como digo, hay tres tipos de causas: el entorno es un tipo de causa. Existe una fuerte evidencia de que la exposición al mundo natural reduce la depresión. En la prisión estatal del sur de Michigan en la década de 1970, hubo un experimento que exploraba algunas de estas ideas. La mitad de las celdas de los prisioneros daban a las tierras de cultivo y los árboles, y la otra mitad daba a las paredes de ladrillo desnudas.

Un arquitecto llamado Ernest Moore estudió los registros médicos de estos diferentes grupos de prisioneros, y descubrió que, si estaban en el grupo que podía ver el mundo natural, era un 24% menos probable enfermarse física o mentalmente. La depresión puede sentirse atrapada en tu propio ego. Lo que la naturaleza hace a menudo es darle una sensación de liberación de eso, una sensación de que el mundo es grande y que usted es pequeño y parte de un tapiz de la vida mucho más grande. 

 

Existe una fuerte evidencia de que la exposición al mundo natural reduce la depresión

 

Mujer en la playa con depresión

Tú mismo has sufrido una depresión, ¿pueden las mismas técnicas para superar la depresión funcionar para todos? ¿O deben adaptarse según la personalidad o las circunstancias de cada uno? 

Sería una locura decir que, porque algo funcionó para mí, funcionará para todos. El último tercio del libro trata sobre soluciones, y diferentes personas necesitan soluciones diferentes. Una investigación determinó que, en los Estados Unidos, si intentas hacerte conscientemente más feliz, no te vuelves más feliz. Pero en los demás países si intentas hacerte más feliz, lo haces.

Lo que descubrieron es que en los Estados Unidos, si intentas hacerte más feliz, haces algo por ti mismo y te compras algo o trabajas más duro para obtener un ascenso. En los demás países, si intentas hacerte más feliz, haces algo por otra persona, tus amigos, tu familia, tu comunidad. Entonces tenemos una historia implícitamente individualista sobre la felicidad y otra implícitamente colectivista sobre la felicidad.

Me di cuenta de que, durante mucho tiempo, mi historia sobre la felicidad había estado equivocada. Ahora, cuando siento venir esos sentimientos dolorosos, trato de hacer algo por otra persona. En una sociedad donde la gente está tan sola, ser escuchada es un regalo increíble. Y este simple cambio, de darme cuenta de que mi felicidad solo puede venir de aumentar la felicidad de los demás, ha tenido un fuerte efecto en mí.

 

Llegas a la conclusión de que la solución a la depresión es volver a conectar. Reconectarse con las personas, con nosotros mismos, con nuestro entorno social y con nuestras esperanzas y miedos. Pero, ¿cómo podemos hacerlo?

Doy muchos ejemplos muy concretos en el libro y en mis respuestas anteriores, desde la prescripción social, hasta cambiar la forma en que trabajamos, reducir nuestros valores basura y salir a la naturaleza. Estas son solo algunas de las muchas soluciones para las cuales existe evidencia científica. Lo más importante que la gente debe saber es que su depresión no es principalmente un mal funcionamiento. No eres una máquina con piezas rotas. Es principalmente una señal, una señal de que no se están cumpliendo sus necesidades más profundas como ser humano. Juntos, podemos cambiar la forma en que vivimos, para satisfacer esas necesidades. Hay esperanza.

Sobre el autor
Marc Lloveras

Periodista en construcción. Adicto a la actualidad política y cinéfilo.

Descubre más sobre:

Nos vamos de shopping

  1. 10 suplementos veganos para mejorar tu salud portada
    shopping icon salud
    10 suplementos veganos para mejorar tu salud
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​  
  2. 8 utensilios top de cocina ligera de verano
    shopping icon nature
    8 utensilios top de cocina ligera
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​
  3. Con cafeína
    shopping icon food
    Qué cafetera se adapta más a ti
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Lo más leído