La primera enfermera

Florence Nightingale fue una de las primeras mujeres británicas de la alta sociedad del siglo XIX que se dedicó a la enfermería.

Florence Nightingale
Florence Nightingale
Ángeles Caso, columnista Objetivo Bienestar

Escritora, periodista, política y traductora

Estaba previsto que se convirtiera en una gran dama, la perfecta esposa de un hombre de prestigio, madre devota de todos los hijos que pudieran nacer. Eso es lo que debía hacer en el siglo XIX una mujer británica de la alta sociedad. Y Florence Nightingale pertenecía a la alta sociedad inglesa, en cuyo seno había nacido en 1820.

Se esperaba de ella que su única vocación fuese el matrimonio, lo cual no impidió que su padre le diese una extraordinaria educación intelectual, que incluyó complejos estudios de matemáticas. Pero algo falló en la previsión familiar: cuando tenía 17 años, una epidemia de gripe asoló la zona en la que vivía y ella, como a veces hacían las jóvenes aristócratas, visitó a los enfermos. Entonces sintió que Dios le hablaba, llamándola a su servicio. Poco después anunció a su familia, para sorpresa de todos, que no iba a casarse y que quería dedicarse a la enfermería.

Ahora no nos parece extraño, pero en aquel momento tan solo había dos tipos de enfermeras: las monjas –que ejercían su labor en los países católicos– o mujeres de las clases sociales bajas sin ninguna preparación específica, trabajadoras con una consideración muy parecida a la de las criadas. Los señores Nightingale tardaron en aceptar aquel raro deseo de su hija. De hecho, Florence tuvo que esperar hasta haber cumplido los 30 años para poder iniciar su formación en diversos hospitales alemanes y franceses.

Su gran oportunidad profesional llegó cuando tenía ya 33 años. Fue en 1853, durante la guerra de Crimea, que enfrentó a Rusia con varios estados europeos, entre otros Gran Bretaña. Los servicios médicos del ejército británico eran muy deficientes, y Florence organizó un grupo de enfermeras voluntarias y partió al frente, convirtiéndose en la pionera de los miles de mujeres que en las siguientes décadas acudirían generosamente a cuidar de los soldados heridos.

En los hospitales de campaña, Florence observó algo que entonces supuso una revolución en el mundo sanitario: la elevada mortalidad no se debía tan solo a la gravedad de las heridas, sino también a las malas condiciones higiénicas y la pésima alimentación. A su regreso a Inglaterra, convertida ya en una heroína nacional, trasladó su experiencia a un detalladísimo informe para el ejército.

Por primera vez en la historia, sus afirmaciones médicas se basaban en estadísticas, elaboradas por ella misma gracias a su grandes conocimientos de matemáticas. En 1860, y mediante los fondos recaudados de numerosas donaciones, Florence pudo abrir la primera escuela profesional de formación de enfermeras, la Nightingale Training School. Sus innovadoras ideas y métodos, en los que la higiene y la alimentación eran tan importantes como las prácticas quirúrgicas o las medicinas, quedaron reflejados en varios libros y fueron la base a partir de la cual se desarrolló la moderna enfermería en numerosos países.

Admirada como pocas mujeres de su tiempo y condecorada con algunas de las grandes órdenes del Imperio británico –reservadas normalmente para los hombres–, Florence Nightingale pasó los últimos años de su vida en la cama, incapacitada para caminar, pero con su mente siempre activa y pendiente del desarrollo de sus logros. Murió en 1910, a los 90 años, dejando tras ella el recuerdo de una mujer excepcionalmente altruista e inteligente, la verdadera madre de los enfermeros del mundo actual.

También te puede interesar

Descubre más sobre:

Nos vamos de shopping

  1. 10 suplementos veganos para mejorar tu salud portada
    shopping icon salud
    10 suplementos veganos para mejorar tu salud
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​  
  2. 8 utensilios top de cocina ligera de verano
    shopping icon nature
    8 utensilios top de cocina ligera
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​
  3. Con cafeína
    shopping icon food
    Qué cafetera se adapta más a ti
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Lo más leído