Cómo educar en la naturaleza a los más pequeños

Todas las personas sufrimos ya las consecuencias del deterioro ambiental, algo que muchos queremos cambiar. ¿Cómo podemos transformar nuestro estilo de vida en uno mucho más verde y consciente? Te contamos algunos ejemplos para ayudar a los más pequeños a conectar con la naturaleza.

Cómo educar en la naturaleza a los más pequeños
Cómo educar en la naturaleza a los más pequeños
Sara Roqueta

Sara Roqueta

Periodista

Tan solo hace 300.000 años desde la aparición del género Homo Sapiens en nuestro planeta. Unas cifras ridículas comparadas con los 4.500 millones de años que tiene la Tierra. Y, sin embargo, en esta corta franja de tiempo, los humanos nos hemos hecho de notar por encima de nuestras posibilidades. Las consecuencias, más allá de la ola negacionista, son bastante evidentes: una irremediable crisis ecológica tras décadas de sobreexplotación y desprecio hacia el medio ambiente. ¿Es posible cambiar nuestra visión antropocentrista por otra basada en el respeto hacia el medioambiente? Y en el caso de lo más pequeños, ¿cómo les hacemos llegar este mensaje?

No hace falta que imaginemos un futuro lejano, las consecuencias del cambio climático ya son palpables en nuestro día a día. Las inundaciones causadas por la subida del nivel del mar, el deshielo de los glaciares o las lluvias torrenciales son tan solo algunos efectos de lo que podría repetirse si la temperatura de la tierra continúa aumentando, que lo hará, según apuntan todos los expertos.

Ante esta situación, no es de extrañar que los jóvenes de hoy en día  escuchen y mencionen términos como capitalismo, explotación y cambio climático. Ese, y no otro, es el mundo que les ha tocado vivir.

"Cuando yo pueda ser política, ya será tarde para actuar", dijo la activista medioambiental Greta Thunberng en una entrevista para EFE en 2019. Y es que, nada nos garantiza que como especie no vayamos a protagonizar la próxima extinción. ¿Qué podemos hacer para cambiar esto?

Ya se habla de la sexta gran extinción, que en esta ocasión está siendo provocada por la actividad humana.

La bióloga Katia Hueso y autora de ‘Educar en la naturaleza’ (Plataforma Actual) lo tiene claro: “Creo firmemente en el rol que tiene la educación para dar un cambio de rumbo. Un tipo de educación que tenga en cuenta el respeto por el medio ambiente”.

naturaleza niños

En el texto, la autora madrileña apunta hacia una educación que va más allá de contenidos y métodos. Es decir, una dinámica de enseñanza aplicable a escuelas, universidades y centros de trabajo en la que lo importante es aprender a vivir en el entorno, en lugar de a basa de él.

“Educar en naturaleza es un acto democrático, universal, adaptable, inclusivo y accesible a cualquier persona, tiempo y lugar. Es, además compatible con otras formas de educar. Admite muchos enfoques, materiales, visiones y métodos”, explica la autora. En realidad, no se trata de ningún modelo cerrado, “es decisión de cada uno hasta dónde quiere, o puede, llegar en esta mirada”.

Aprovechar la educación en la naturaleza como una forma de ser mejores personas para un planeta mejor.

Planeta herido

Los motivos por los que incidir en una educación ambiental ya son bastante evidentes, aunque en ocasiones no sepamos o no queramos verlos. Por poner un solo ejemplo de lo que quiere decir Katia Hueso cuando utiliza el término “planeta herido”; se estima que para el año 2100 habremos perdido la mitad de las especies que había en la Tierra cuando llegamos los humanos.

De hecho, no es casualidad que cada cierto tiempo nos encontramos con catástrofes ambientales, climáticas, alimentarias o sanitarias fruto de un continuado método de explotación capitalista. Pese a eso, ¿somos capaces de apostar por modelos alternativos?

Desplegando el mapa de la naturaleza

Lo que realmente nos ofrece la educación en la naturaleza es un aprendizaje basado en el contacto regular, permanente y directo con la naturaleza silvestre. No se trata de explotar las zonas rurales o acudir en masa a los montes, sino de cómo explica Katia Hueso, “aprovechar los elementos y los espacios que la naturaleza ofrece desde una perspectiva respetuosa con ella”.

Y este modelo de educación es todavía más importante en los niños, quienes configuran gran parte de su universo mental durante los primeros años de vida. ¿Por qué no enseñarles a cuidar de la Tierra mientras paseáis por un parque nacional?

Se trata de tener el mayor número de vivencias naturales y al natural. Sobre todo ahora que con la Covid-19 se ha podido notar ese déficit de naturaleza.

Para la bióloga, lo esencial es que los niños y las niñas exploren el medioambiente a su manera, eso sí, sabiendo que existen ciertos límites. Llevarlos a pasear por el mar, hacer una ruta por sendas ocultas o simplemente coleccionar piedras les enseña a ver que existe un mundo lleno de vida más allá de las pantallas y los aparatos tecnológicos. 

En las montañas, a diferencia de la ciudad, podemos comprobar no solo cómo el ritmo de vida baja, sino que, alejados de todo somos conscientes de las consecuencias que pueden tener nuestros actos. Puestos en buscar aventuras ¿por qué no planear una excursión de supervivencia con toda la familia? Si andáis faltos de ideas, os dejamos ahora con algunas opciones para inculcar en los más pequeños el placer por la naturaleza.

Recuerda que, como dice Katia Hueso; "educar en la naturaleza empieza con un sencillo paso, el que damos al cruzar el umbral de la puerta de casa. Sabiendo, además, que la naturaleza no pide nada a cambio. Solo está". Así que, sal ahí fuera, luego ya matizaréis el lugar al que acudir. La actitud es siempre lo más importante.

educar en la naturaleza

Educar en la naturaleza

Autor: Katia Hueso

Editorial: Plataforma Actual

Cada cierto tiempo nos encontramos con catástrofes ambientales, climáticas, alimentarias o sanitarias. Y pese a que nos jugamos el pellejo, somos incapaces de actuar colectivamente a su favor. Los humanos somos notablemente torpes para gestionar estas situaciones, con una sorprendente parálisis a la hora de planificar y reaccionar para paliarlas. Aunque también es cierto que somos capaces de dar muestras de buenas prácticas y de acciones inteligentes. Pero ¿por dónde empezar? ¿Cómo reaccionar sosegadamente ante un desafío de tal magnitud?

Katia Hueso sostiene que la única vía para cambiar el rumbo es la educación en la naturaleza, entendiéndola no solo como una parte del currículo, sino como algo transversal, que trascienda incluso las instituciones educativas y comience en cada hogar. Porque no hay mejor herencia para dejar a nuestros hijos que la de un mundo mejor.

Comprar Libro

También te puede interesar

Descubre más sobre:

Nos vamos de shopping

  1. Fondo de armario de verano 10 piezas de ropa imprescindibles que debes tener
    icon-shopping moda

    10 piezas de ropa imprescindibles para este verano

    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​  
  2. Los 10 cepillos que puedes utilizar según tu tipo de cabello
    shopping icon beauty

    Los 10 cepillos que puedes utilizar según tu tipo de cabello

    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​
  3. Lelo Sona 2 Cruise
    shopping icon sexo

    El Top 10 de los juguetes sexuales más deseados del mercado

    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​
  4. Incapto coffee
    shopping icon sostenibilidad

    Incapto ahorra 2.200.000 cápsulas de café en su primer año de vida

    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Lo más leído