• Home

  • Mente

  • Crianza

  • Erin Cline: “El éxito en la crianza es conservar la bondad natural de nuestros hijos”

Erin Cline: “El éxito en la crianza es conservar la bondad natural de nuestros hijos”

Entrevista sobre con la autora del libro “El tao de la crianza” sobre cómo la antigua filosofía china nos ayuda hoy en la educación de nuestros hijos.

Erin Cline. (c) Georgetown College University
Erin Cline. (c) Georgetown College University
Cristina Román

Periodista

Erin Cline es especialista en filosofía y religión chinas y profesora de ética comparada en la Georgetown University, y acaba de publicar en español el libro “El Tao de la crianza. El arte de educar niños conscientes, fuertes y sensibles”. Su interés por la filosofía china antigua empezó en la universidad y creció viajó a China para conocer los fundamentos filosóficos del Asia oriental. Ese viaje le cambió su vida, y también a sus miles de lectores alrededor del mundo, quienes aplican en su día a día y en la crianza de los hijos las enseñanzas asiáticas que ella traduce a un lenguaje simple y educativo. Con las lecciones que recoge el libro, se demuestra que algunas experiencias humanas trascienden el tiempo, lugar y cultura, haciendo que esta antigua filosofía china esté tan al día como cualquier otra corriente educativa reciente.

¿Cómo te ha influido la filosofía china a la hora de educar a tus hijos?

Empecé a estudiar filosofía china mucho antes de ser madre, por lo que inicialmente las ideas me resultaron útiles como hija y hermana, pero también como amiga y maestra. Me hizo apreciar cómo los diferentes tipos de relaciones nos hacen ser quienes somos y hacen que nuestras vidas tengan sentido. Cuando me convertí en madre, estas enseñanzas me hicieron ser más consciente y apreciar los momentos fugaces de la paternidad que nos brindan alegría a nosotros y a nuestros hijos. Trato de incorporar más tiempo para detenerme y saborear esos momentos.

¿De dónde viene la inspiración para escribir este libro sobre el Tao?

En la antigua China, el Tao se refiere a una forma de hacer las cosas. Me centro, sobre todo, en las enseñanzas de los antiguos confucianos (quienes seguían la doctrina de Confucio, pensador chino del siglo V a.C.), quienes tenían un entendimiento de cuál es la forma correcta de hacer las cosas (el Tao), y de los antiguos taoístas (quienes seguían las enseñanzas del filósofo Lao-Tse, del siglo VI a.C.). He aprendido mucho de ambos sobre cómo ser un mejor padre y he recurrido a ellos en las diferentes etapas de la vida de mis hijos.

El dinero y la fama no deberían ser nuestras prioridades como padres

En el libro haces referencia a metáforas que provienen de la antigua filosofía china. ¿Cuál es la que destacarías en relación a la crianza?

Me encanta la metáfora de los “Pequeños brotes", que proviene del antiguo filósofo confuciano Mengzi. Él creía que ayudar a nuestros hijos a ser más amables, más compasivos, más generosos y más agradecidos es nuestra tarea más importante como padres. Comparó este proceso con el cultivo de brotes, ya que requieren muchas cosas diferentes para crecer y florecer, como la luz del sol, agua, buen suelo, las temperaturas adecuadas, deshierbe. A Mengzi le preocupaba que pudiéramos presionar demasiado a nuestros hijos y arrancar accidentalmente los brotes, como los granjeros tirando de los brotes para tratar de hacerlos crecer. Creo que la mayoría de los padres, en algún momento, tienden a obligar a sus hijos a hacer algo o ser algo que simplemente no funciona para ellos. A veces es difícil saber cuándo su hijo necesita que lo empujen para alcanzar su potencial o desarrollar resiliencia y disciplina, y cuándo lo está presionando demasiado.

¿Qué similitudes hay entre la crianza en la época de los antiguos filósofos y la de hoy en día?

El materialismo, y la búsqueda de riqueza, prestigio y poder, era un problema en la antigua China tanto como lo es hoy. Los filósofos trabajaron muy duro para convencer a la gente de que el dinero y la fama no nos traen alegría, satisfacción ni hacen que nuestras vidas tengan sentido. Como resultado, no deberían ser nuestras prioridades como padres. Sus métodos educativos incluyen el valor de los rituales para ayudar a nuestros hijos a desarrollar virtudes y el valor de la atención plena en la naturaleza: tener tiempo libre y no estructurado para observar y apreciar el mundo que nos rodea.

El éxito de la crianza era conservar la bondad natural de los niños y ayudar a convertirlos en personas amables

¿Cuál debe ser el principal objetivo de los padres en la crianza de sus hijos?

He aprendido de los antiguos filósofos chinos que nuestro objetivo, como padres, debería ser que nuestros hijos encuentren la alegría, el sentido y la realización en sus vidas. Ellos creían que eso se logra cultivando virtudes como la bondad, la compasión, la generosidad, la gratitud, la resiliencia y la atención plena. Estas virtudes nos permiten amar y ser amados por los demás, desarrollar y mantener relaciones significativas, apreciar la belleza del mundo que nos rodea, desarrollar nuestros dones y habilidades y usarlos para mejorar la vida de los demás y el mundo.

¿Cuál es el éxito en la crianza, según los filósofos chinos clásicos?

Los antiguos filósofos chinos creían que el éxito de la crianza era conservar la bondad natural de los niños y ayudar a convertirlos en personas amables, reflexivas y agradecidas que se preocupan por los demás. Conservar el sentido del asombro, la curiosidad y el entusiasmo por la vida, así como la conexión con la naturaleza, significa proteger a nuestros hijos de los daños de la socialización.

¿La educación de los hijos comienza antes de que nazcan?

Si bien la educación de los niños no comienza antes del nacimiento, nuestras responsabilidades como padres sí lo hacen. Los futuros padres, y especialmente las madres embarazadas, toman una serie de decisiones antes de que nazcan los niños que afectan el desarrollo y el bienestar de nuestros hijos. Somos afortunados de vivir en una época en la que tenemos acceso a mucha información. Podemos aprender sobre enfoques de todo el mundo y a lo largo de la historia, y también sobre lo que dice la ciencia sobre el desarrollo infantil, con el objetivo de ser padres de la manera más reflexiva posible.

La crianza de los hijos requiere que seamos muy flexibles

¿Es demasiado tarde para que los padres cambien el rumbo de la educación de sus hijos cuando ya tienen unos años?

Para nada. Muchas familias recurren a diferentes enfoques de crianza y diferentes enfoques educativos en diferentes etapas de la vida de sus hijos, y creo que la crianza de los hijos requiere que seamos flexibles en respuesta a las necesidades cambiantes de nuestros hijos a medida que se desarrollan. Hay que reconocer que cada uno de nuestros hijos son únicos, necesitan cosas diferentes, tienen fortalezas y desafíos diferentes. Y la crianza se debe adaptar a estos cambios.

¿Cómo podemos mantener la inocencia y la bondad innata de nuestros hijos a lo largo de los años?

Los primeros filósofos taoístas creían que nacemos buenos, en armonía con el mundo. Ellos creían que la educación y la socialización son fuerzas negativas que actúan sobre nosotros y erosionan nuestra bondad original, haciéndonos conscientes de nosotros mismos y llevándonos a seguir caminos que lograrán las metas mundanas de riqueza y prestigio pero nos dejarán infelices e insatisfechos. Para conservar nuestra bondad original, debemos ser conscientes y resistir activamente las dimensiones dañinas de la socialización y la educación.

¿Qué aporta la naturaleza, el contacto con el entorno y el amor por el medio ambiente al crecimiento de los niños?

Si nutrimos este amor natural por la naturaleza y trabajamos para ayudar a nuestros niños a conservarlo, tendremos niños que trabajarán más fácilmente para abordar la crisis ambiental. Los niños tienen una afinidad natural por la naturaleza: se sienten maravillados por ella y tienen mucha curiosidad por el mundo natural. ¿Y si esto fuera siempre así?

Se necesita mucha disciplina para colgar el teléfono y brindarles a nuestros hijos toda nuestra atención

¿Qué habrían recomendado los antiguos filósofos chinos sobre la relación de los niños con las nuevas tecnologías?

En realidad, los antiguos filósofos ya advirtieron sobre la tecnología. En su tiempo, se referían a las nuevas formas de transporte, las nuevas herramientas y las nuevas formas de trabajar la tierra. Les preocupaba que estos cambios alejaran a la gente de la naturaleza y de las personas que amaban, lo que las llevaría a sentirse menos satisfechas y felices. Ellos recomendaban limitar la tecnología y ser muy selectivos a la hora de usarla, así como reconocer cómo nos daña y no solo cómo nos ayuda.

¿Cómo afectan o interfieren las nuevas tecnologías de la información en la relación con nuestros hijos?

Nos llevan a no mirar a los ojos a nuestros hijos y escucharlos, con toda la atención, tanto como solíamos hacerlo. Nos llevan a empujar cochecitos mientras escuchamos música o enviamos mensajes de texto, en lugar de hablar con nuestros hijos y narrar lo que están viendo. Si bien todos necesitamos descansos y tenemos mucho que hacer, y la tecnología puede ayudarnos a brindarnos eso al conectarnos con otros y permitirnos pagar facturas y comprar más fácilmente, también distrae nuestra atención. Lucho con esto como cualquier otro padre moderno, y creo que se necesita mucha disciplina para colgar el teléfono y brindarles a nuestros hijos toda nuestra atención. Pero creo que nos sentimos más felices y nuestros hijos también cuando lo hacemos.

La crianza consciente comienza con desafiarnos a nosotros mismos para eliminar las distracciones

¿Cómo potenciar que los niños sean buenos con otros niños y evitar mayores problemas entre ellos?

El tipo de disciplina más eficaz cuando los niños pequeños no son amables entre sí es la "inducción de los padres": cuando señalamos la angustia del otro niño y le preguntamos cómo se sentiría si alguien le hubiera hecho eso. Cuando hacemos esto, estamos provocando su sentido natural de simpatía y compasión por los demás, y buscamos ampliarlo, nutrirlo, hacer que se convierta en una virtud que guiará su forma de actuar. También tenemos que tener conversaciones activas sobre las diferencias entre diferentes niños y los desafíos. Hay que ayudar a nuestros hijos a relacionarse con los demás y verse a sí mismos, o a las personas que aman y les importan, en otros que son diferentes.

¿Cómo puede ayudar la práctica de mindfulness en la crianza?

Creo que la crianza consciente comienza con desafiarnos a nosotros mismos para eliminar las distracciones durante períodos de tiempo establecidos. Incluso si podemos dejar nuestros teléfonos durante 15 minutos al día y prestarle a nuestro hijo toda nuestra atención y concentración durante un pequeño período de tiempo, puede marcar una gran diferencia. No solo para el desarrollo de nuestros hijos, sino también para nuestra felicidad en general y nuestro bienestar. Otro gran ejercicio es acompañar a nuestros hijos durante un tiempo determinado al aire libre, caminar junto a ellos, mirar donde miran, hacer lo que hacen. Esto enriquece nuestra relación con ellos, pero también es genuinamente terapéutico para nosotros.

El tao de la crianza

El tao de la crianza

Autor: Erin Cline

Editorial: Ariel

Recurriendo a métodos activos que contribuyen al desarrollo de los niños, así como a actividades más sencillas, este libro nos muestra que la filosofía china tradicional es una valiosa guía para alcanzar el equilibrio en la crianza.

Comprar Libro
Sobre el autor
Cristina Román

Periodista española especializada en Nutrición en UK. Creadora y editora de I AM BIO

Nos vamos de shopping

  1. 10 suplementos veganos para mejorar tu salud portada
    shopping icon salud
    10 suplementos veganos para mejorar tu salud
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​  
  2. 8 utensilios top de cocina ligera de verano
    shopping icon nature
    8 utensilios top de cocina ligera
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​
  3. Con cafeína
    shopping icon food
    Qué cafetera se adapta más a ti
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Lo más leído