• Home

  • Mente

  • ¿Qué hacer cuando la procrastinación nos bloquea?

¿Qué hacer cuando la procrastinación nos bloquea?

¿Eres de los que retrasan hasta el último momento las tareas que no soportan? ¿Te has preguntado de dónde surge este rechazo? Aquí tienes algunas pistas para salir del bucle de la procrastinación.

Qué hacer cuando la procrastinación nos bloquea
Qué hacer cuando la procrastinación nos bloquea
Alejandra Rodríguez Spiritualwoman Spiritualmood

Alejandra Rodríguez

Siempre tengo la sensación de que, cuando se habla de procrastinación, hay dos tipos de personas: las que no tienen ni idea de lo que es y las que no tienen ni idea de cómo puede haber alguien que no conozca el término.

Se puso de moda hace algunos años y, desde entonces, no he parado de recibir preguntas relacionadas con ello: cómo dejar de procrastinar, por qué procrastino tanto, ¿es pereza?

Y es que, para las personas que sufrimos este fenómeno –aunque sea en una sola tarea muy específica-, puede llegar a ser desesperante tener que hacer algo y retrasarlo, retrasarlo y retrasarlo indefinidamente. Alargando la agonía de esa terrible tarea pendiente a la que no nos queremos enfrentar.

A veces recibimos el típico consejo de “¡Ay! Hazlo ya y te lo quitas del medio.” o “Cuanto antes empieces, antes terminas”. Y lo entiendes, lo sabes, eres capaz de encontrarle lógica a la recomendación, pero aun así no eres capaz de ponerte en marcha¿Te suena?

¿Por qué procrastinamos?

Gracias a mi experiencia –personal y profesional- puedo afirmar que normalmente procrastinamos porque tenemos demasiado tiempo para hacer las cosas y que, cuando no tenemos ese margen, no nos lo pensamos tanto.

Normalmente procrastinamos porque tenemos demasiado tiempo para hacer las cosas

Sin embargo, también procrastinamos porque la actividad nos produce auténtico rechazo. En ese caso no importa cuánto de ocupados estemos, de hecho, cuanto más larga sea nuestra lista de tareas, mejor para nosotros. Siempre encontraremos algo más importante, más urgente o más agradable por hacer.

Mi recomendación siempre va a ser analizar si nos está impidiendo hacer vida normal, nos está restando bienestar o nos supone un problema, en esos casos, no lo dudo: lo mejor es contratar un profesional que nos eche una mano con el tema.

Experimentar un poco de pereza no suele conllevar dificultades mayores, que esa “pereza” nos impida vivir o hacer cosas que queremos sí. ¡Así que no lo dejes y permite que te acompañen!

¿Estás decidida a hacer algo y quieres empezar ya mismo? Te dejo algunas preguntas cuyas respuestas te van a dar pistas sobre qué es lo que necesitas hacer para salir del bucle de la procrastinación. En un proceso de coaching revisaríamos estas cuestiones y otras muchas para poder hacer un trabajo completo. ¡Aquí van!

Procrastinación

1- ¿Has identificado con qué actividades te ocurre?

Siempre cuento que yo tenía un verdadero problema con tender la ropa, ponía varios ciclos de centrifugado para no tener que hacerlo en ese momento y un buen día comprendí que tender era un verdadero problema para mí.

He tenido clientes de coaching con la misma dificultad, pero en relación con el estudio de oposiciones o doctorados, con la plancha, con ciertas tareas del trabajo o con la toma de decisiones –esta es la más común-.

Identificar con qué actividades nos pasa es importantísimo para poder elegir mejor las acciones a llevar a cabo.

2- ¿Qué hay en la tarea que estás procrastinando que te produce tanto rechazo?

Una vez hemos identificado la tarea que nos produce rechazo toca averiguar qué está ocurriendo por detrás.

A veces es desmotivación, a veces es miedo a algo que ocurre en medio de la tarea, a veces el rechazo se debe a un trauma –en una de las entrevistas que he hecho recientemente para mi Patreon se trató el tema del rechazo a la actividad física y resulta que, en muchas ocasiones, ciertas personas padecen auténticos traumas que les impiden hacerlo por mucho que quieran o que intenten motivarse-.

En la toma de decisiones, por ejemplo, el problema no suele ser “elegir una opción”, sino ejecutar esa opción. Aparecen miedos e inseguridades que hacen que prefiramos pensar que aún no nos hemos decidido.

3- ¿Qué sentido tiene esa actividad en la vida y qué sentido tiene para ti?

Hay un truco que suele traer muy buenos resultados cuando una de las patas cojas es la desmotivación y es encontrar el sentido de la actividad. El sentido general de la tarea, el sentido que tiene para nosotras y el sentido que le podemos dar.

Personalmente, me produce mucho rechazo hacer la contabilidad. Encuentro que es una actividad para la que no soy especialmente buena y me cuesta mucha energía –en concentración-. Cuando me toca ponerme con ello siempre tiendo a postergarla hasta que ya no tengo más margen, así que procuro poner el foco sobre el orden, el minimalismo y el espacio que se crea a nivel físico y mental cuando termino de hacer ese trabajo y tengo una preocupación menos y un montón de documentos ordenados.

Si te has preguntado cómo superé mi problema con tender, un buen día me di cuenta de que es una tarea a través de la que cuido mi hogar, mi familia y que, con ello, honro nuestro espacio.

4- Si te da pereza lo que tardas en llevarlo a cabo, ¿hay algún momento del día en que te resulte más fácil?

Recuerdo una cliente de coaching que encontró varios motivos por los cuales estudiar le estaba suponiendo rechazo. Dentro de lo que ella llamaba estudiar encontramos una serie de subtareas, hicimos una lista y buscamos el por qué de ese rechazo para cada una de ellas –de forma muy específica-. Esto le permitió colocar cada subtarea en el momento del día dónde le resultaba más fácil hacerlo.

Además, por supuesto, de hacer un “trabajo de motivación” diferente para cada una de ellas.

5- En el mismo sentido, ¿podría dividirse en varios pasos que puedas hacer en poco tiempo?

Si tienes tareas largas que te producen rechazo por ser demasiado costosas a nivel de tiempo o energía, siempre tienes la opción de dividirlas en niveles, pasos o pequeñas tareas diferentes.

Imagina que estás alargando eternamente tomar una decisión sobre el colegio de tus hijos. ¿Qué pasos debes seguir para ello? Buscar alternativas, listar pros y contras, conversarlo con ellos, revisar los presupuestos, investigar información y opiniones.

¿Tienes una idea en mente y estás retrasando entrar en acción? ¿Qué tal si haces una lista de los pasos que vas a necesitar dar para llevarla a cabo y empiezas por el más pequeño de los primeros pasos?

6- ¿Has probado a jugar mientras lo haces? Retos, ordenar por colores, hacerlo con los ojos cerrados, cronometrarte.

Por último, te dejo mi truco infalible: jugar.

Jugar es, en esencia, curiosidad, aprendizaje y diversión. Puedes cronometrarte mientras haces la actividad -¿a ver cuánto tardo en descargar todas las facturas?, puedes utilizar colores y formas para hacerlo más divertido –tender por colores, por ejemplo-, puedes intentar hacerlo con los ojos cerrados o proponerte cualquier tipo de reto –no voy a cambiar de tarea hasta que no tenga hecha la lista-.

Nos vamos de shopping

  1. Formas naturales, ecológicas y sostenibles de cuidar tus dientes
    shopping icon salud

    Productos sostenibles para el cuidado de tus dientes

    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​  
  2. 8 utensilios top de cocina ligera de verano
    shopping icon nature

    8 utensilios top de cocina ligera

    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​
  3. Con cafeína
    shopping icon food

    Qué cafetera se adapta más a ti

    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​
  4. La importancia de la hidratación para la salud y 10 consejos para beber más agua
    shopping icon sostenibilidad

    Estos son los mejores filtros de agua para tu hogar​​​​​​​

    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Lo más leído