Sabia, activa y rebelde

Hildegarda de Bingen rompió con la imagen de monja tímida y silenciosa. Fue una mujer poderosa, rebelde, activa y sabia, que obtuvo el máximo reconocimiento intelectual que otorgaba el catolicsimo: ser Doctora de la Iglesia.

Hildegarda de Bingen
Hildegarda de Bingen
Ángeles Caso, columnista Objetivo Bienestar

Escritora, periodista, política y traductora

Nada tiene que ver esta abadesa del siglo XII con la imagen de las monjitas tímidas y silenciosas, encerradas en sus pequeños claustros rezando y limpiando, que a veces nos llega del pasado. Igual que Teresa de Ávila cinco siglos más tarde, Hildegarda de Bingen fue una mujer poderosa, rebelde, activa y sabia. De hecho, Santa Teresa y Hildegarda comparten el máximo reconocimiento intelectual que otorga el catolicismo: las dos son Doctoras de la Iglesia, junto a Santa Catalina de Siena y Santa Teresita de Lisieux, además de un buen número de hombres.

Hildegarda nació en la actual Alemania alrededor del año 1098, en una familia de la pequeña nobleza. Como otras muchas niñas de su clase social, sus padres la llevaron a los ocho años a un monasterio de benedictinas para que se hiciese monja. Durante muchos siglos –y aunque ahora nos parezca extraño–, las órdenes religiosas permitieron a numerosas mujeres desarrollar una vida valiosa sin tener que convertirse en la propiedad de un marido.Les facilitaron además el acceso a los conocimientos de todo tipo que, fuera de los conventos, estaba restringido para el género femenino.

Hildegarda supo aprovechar hasta el límite esas ventajas de la vida en el claustro. Se convirtió en una mujer fuerte y magníficamente formada en diversas disciplinas. Nombrada abadesa en torno a los 40 años, se enfrentó al prior de su monasterio y se marchó con sus monjas a un nuevo espacio aislado, en un tiempo en el que las religiosas vivían siempre pegadas a los conventos masculinos, de cuya autoridad dependían. Desde allí, y en abierta rebeldía, logró ganar para su causa a los hombres más poderosos de Europa.

Igual que otras muchas místicas, Hildegarda afirmaba tener visiones desde pequeña y oír la voz de Dios. Plasmó esas visiones en varios libros y mantuvo una intensa correspondencia con los papas, emperadores y reyes de su tiempo, a los que se permitía aconsejar y hasta amonestar. También escribió dos libros valiosísimos de medicina. Conocía muy bien el cuerpo humano y sus males y, sobre todo, los remedios que la naturaleza ponía a su alcance a través de plantas, animales y minerales.

Pero tal vez lo más valioso de la obra de Hildegarda de Bingen, al menos para nosotros, sean sus composiciones musicales. Compuso para sus monjas numerosas piezas bellísimas, obras relacionadas con lo que solemos llamar el canto gregoriano pero, en este caso, interpretado por voces femeninas. Muchas de esas melodías han sido grabadas en los últimos años, convirtiendo a Hildegarda en una de las compositoras más admiradas.

La abadesa falleció en 1179, a los 80 años, acompañada, según contaron sus monjas, de dos rayos de luz que bajaron desde el cielo. El culto a su memoria se inició enseguida, cuando miles de peregrinos comenzaron a visitar su monasterio de Eibingen, como siguen haciendo ahora. Sin embargo, la Iglesia nunca quiso canonizarla definitivamente y convertirla así en santa, aunque en 2012 fue objeto de una “canonización equivalente”.

Quizá pese en su contra la profunda crisis personal que padeció cuando una de sus jóvenes discípulas fue alejada de su lado y llevada a otro monasterio, provocando en ella un dolor que la llevó a escribir a diestro y siniestro pidiendo el regreso de su amiga. Tal vez fue demasiado imperfecta para ser santa, pero, desde luego, fue lo suficientemente asombrosa como para considerarla una gran mujer.

Sobre el autor
Ángeles Caso, columnista Objetivo Bienestar

Escritora

También te puede interesar

Descubre más sobre:

Nos vamos de shopping

  1. 10 suplementos veganos para mejorar tu salud portada
    shopping icon salud
    10 suplementos veganos para mejorar tu salud
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​  
  2. 8 utensilios top de cocina ligera de verano
    shopping icon nature
    8 utensilios top de cocina ligera
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​
  3. Con cafeína
    shopping icon food
    Qué cafetera se adapta más a ti
    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Lo más leído