• Home

  • Mente

  • Señales de que una adolescente sufre violencia de género

Señales de que una adolescente sufre violencia de género

La violencia de género pasa desapercibida en muchos entornos. Actualmente, una de cada cuatro jóvenes considera “normales” muchos comportamientos abusivos

Violencia de genero adolescentes
Violencia de genero adolescentes

La violencia de género es algo que a menudo asociamos a núcleos familiares ya consolidados, pero lo cierto es que las conductas que acaban degenerando en el abuso de la pareja, tanto verbal como físico, empiezan ya en la adolescencia, una época de importante desarrollo psicológico durante el que las víctimas potenciales son especialmente vulnerables.

Según el Barómetro 2017 del Proyecto Scopio, elaborado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, el 27,4% de los jóvenes entre 15 y 29 años cree que la violencia de género es “una conducta normal”, y comportamientos que han surgido a raíz del uso de las nuevas tecnologías, como mirar el móvil de la pareja cuando se cree que ésta te está siendo infiel, por ejemplo, es para muchos adolescentes algo completamente habitual, y el número de jóvenes que así lo consideran va en aumento: de un 14,5% en 2017 hemos pasado a un 16,5%.

Y estos son tan sólo algunos de los datos que demuestran que los adolescentes se encuentran muy desprotegidos ante la violencia de género, que en la mayoría de casos inicia con comportamientos como el control de la pareja y los intentos de aislamiento con respecto a familia y amigos, a lo que pueden seguir insultos y humillaciones, tal y como explica Alazne Aizpitarte Gorrotxategi, doctora en Psicología, investigadora y profesora del grado de Criminología de los Estudios de Derecho y Ciencia Política de la UOC.

 

El impacto de las tecnologías

Las nuevas tecnologías, a su vez, también están jugando un papel importante en la normalización de ciertas conductas abusivas y controladoras. Según afirma Daniel Moreno, teniente de la Guardia Civil y responsable del Equipo Mujer-Menor (EMUNE), “muchas veces esa violencia machista se da a través de las tecnologías, pidiendo todo el rato conocer la localización de la novia, la contraseña, que le enseñe mensajes de WhatsApp, que le diga con quién está hablando”.

Moreno aclara también que muchos jóvenes cometen agresiones y amenazan, injurian y vejan, pero los delitos a menudo van vinculados al teléfono móvil y a las nuevas tecnologías. En 2018, 249 menores fueron juzgados dentro del ámbito de la violencia contra la mujer, y a 230 de ellos se les impusieron medias judiciales. No cabe duda de que nos encontramos ante un aumento preocupante de los casos de violencia de género y agresiones sexuales entre menores, algo contra lo que ya alertaba la Fiscalía General del Estado el año pasado en su memoria anual.

 

Señales de alarma de violencia de género entre adolescentes

Debido a que en los inicios de una relación sentimental no suele haber violencia física, en muchos casos el maltrato puede pasar desapercibido en el entorno de la adolescente que la está sufriendo. Ante la posible sospecha de los progenitores, Aizpitarte advierte de que “lo importante es que los padres y las madres estén especialmente atentos a los cambios del adolescente, tanto en el estado anímico como en sus patrones del día a día”.

La respuesta afirmativa a alguna de las siguientes preguntas podría ser una primera señal de alarma:

  1. ¿Se encuentra en un estado de nerviosismo y alerta constante que anteriormente no la caracterizaban?
  2. ¿Se queja de dolores de cabeza, dolores musculares o insomnio?
  3. ¿Ha dejado de quedar con amigos o ha empezado a salir con mucha menos frecuencia?
  4. ¿Se ha empezado a mostrar muy reservada y evita los momentos de convivencia familiar?
  5. ¿Su rendimiento académico ha bajado significativamente?
  6. ¿Empieza a mostrar indicios de consumo de drogas o alcohol que antes no mostraba?

 

¿Cómo podemos actuar frente a la violencia de género entre adolescentes?

El primer paso es identificar que existen algunos de los signos de alarma de que la adolescente está sufriendo violencia de género. A partir de ahí, los especialistas recomiendan buscar el apoyo del grupo de amigos de la joven. “Hemos de tener muy presente que los adolescentes están en pleno proceso de búsqueda de su identidad y autonomía, y que durante este proceso normativo se empiezan a distanciar de sus progenitores y a vincularse más estrechamente con sus iguales o amigos”. Son ellos los que realmente juegan un papel fundamental en sus vidas y los que tienen mayor posibilidad de influenciar a la víctima en sus tomas de decisión.

Otro de los recursos se encuentra también en los centros y servicios especializados en violencia de género en los cuales nos puedan asesorar para tener una orientación sobre cómo actuar. En este contexto, el primer recurso suele ser el Ayuntamiento, donde existen recursos municipales especializados en la violencia entre parejas jóvenes y adolescentes, como es el caso del Servicio de Atención, Recuperación y Acogida Joven (SARA Jove) de Barcelona.

 

Un problema de debemos abordar desde la infancia

Los datos recogidos por el Centro Reina Sofía son un claro reflejo de que aún existen en nuestra sociedad fuertes estereotipos sobre el papel del hombre y la mujer en las relaciones: el 52,6% de las adolescentes piensa que en una relación el hombre debe proteger a la mujer, una cifra que asciende al 67% en el caso de los chicos. Esto pone de manifiesto la gran necesidad de implantar programas de prevención universal en los centros educativos que tengan como objetivo la reducción de riesgos y la detección de las señales de alarma, así como la promoción de relaciones saludables.

Descubre más sobre:

Nos vamos de shopping

  1. Utiliza los transportes de manera sostenible
    Categoría

    Lorem ipsum dolor sit amet consectetur et adipisicn elit

    comprar  
  2. Imagen
    Categoría

    Título

    comprar
  3. Imagen
    Categoría

    Título

    comprar
  4. Imagen
    Categoría

    Título

    comprar