La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que más de 1.300 millones de personas en todo el mundo sufren de problemas visuales que podrían haberse tratado o que todavía no se han detectado. 

A nivel nacional y según datos del Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas (CNOO), casi el 70% de los españoles sufre de alguna deficiencia visual reconocida. ¿Lo más preocupante? Una de cada tres personas no revisa su vista de forma periódica, lo que supone un mayor riesgo de que los problemas visuales terminen agravándose e indica, a su vez, que las cifras de afectados por problemas visuales serían mayores si la ciudadanía se sometiera a revisiones frecuentes.

Y es que los problemas visuales no solo suponen una traba en nuestra salud, sino también en nuestras rutinas: ver correctamente ayuda al crecimiento económico y laboral, además de contribuir a la educación y a la reducción de la pobreza, disminuyendo así las desigualdades.

 Ver bien es fundamental para rendir adecuadamente en el ámbito escolar y laboral

Como apunta Juan Carlos Martínez Moral, decano del CNOO, “una correcta compensación de un problema visual puede ayudar a mejorar la productividad en el ámbito laboral y escolar más de un 20%”.

Es por eso por lo que, desde el Colegio, quieren aprovechar el Día Mundial de la Visión, que se celebra este jueves 8 de octubre, para llamar a la ciudadanía a cuidar y atender su salud visual. La mitad de los casos de pérdida visual pueden prevenirse si se tratan a tiempo, y las visitas al oftalmólogo pueden no solo detectar problemas visuales, sino también percibir qué otras anomalías pueden estar causándolos, especialmente en la tercera edad.

Una visita al año recomendada

3 de 4 discapacidades visuales son evitables. Es por ello por lo que debemos atender nuestra salud visual desde los primeros años de vida.  ¿Cómo podemos asegurarnos de cuidar nuestra salud visual en las distintas etapas de nuestra vida?

Primeras visitas durante la infancia
1/4

Primeras visitas durante la infancia

Realizar un primer examen visual cuanto antes durante la infancia ayuda a evaluar la salud ocular y funcionalidad de la visión de los niños y niñas. A partir de los cinco años, cuando empiezan a leer, las revisiones también permiten evaluar su capacidad de comprensión.

 

 

Entre 20 y 40 años
2/4

Entre 20 y 40 años

Entre las edades de 20 a 40 años es recomendable revisar la vista, como mínimo, una vez cada dos años, a no ser que se detecte alguna molestia o anomalía. 

A partir de los 40 años
3/4

A partir de los 40 años

Cuando se llega a los 40 años aumenta el riesgo de padecer alguna disfunción visual, por lo que las visitas al oftalmólogo deben producirse, como mínimo, una vez al año.

Mayores de 55 años
4/4

Mayores de 55 años

Por último, las personas de más de 55 años deben visitar a ópticos más de una vez al año para prevenir problemas visuales como consecuencia de otras enfermedades (retinopatía diabética, glaucoma, degeneración muscular asociada a la edad...). Una visita al oftalmólogo a tiempo puede ayudar a detectar estas patologías a tiempo.