Hay problemas que sólo entenderás si tú también decidiste apostar por la melena rubia. Seguro que todavía resuenan en tu cabeza los consejos de tu estilista desde que fuiste a hacerte esas mechas californianas por primera vez, o te lanzaste a probar ese rubio ceniza de escándalo. “el rubio es un color muy sensible, es importante que cuides bien tu melena si quieres mantener el color”, decían. Y seguramente lo hiciste lo mejor que pudiste durante el resto del año, pero llega el temido verano, con sus piscinas, sus domingos de playa y sus tardes al sol. Sin duda todas nos merecemos sucumbir a esos momentos irresistibles, pero el fuerte proceso de decoloración a que se expone el cabello para obtener tonalidades rubias hace que éste se vuelva especialmente débil y sensible a agentes externos como el salitre del agua del mar, el cloro de la piscina, o la penetración de los rayos UVA.

Sí, el cabello rubio es sin duda uno de los más exigentes. Los tonos rubios tienden a perder brillo y luminosidad con facilidad, especialmente después del verano, por lo que es imprescindible seguir una buena rutina de cuidados específicos durante todo el año, y aplicar productos especialmente diseñados para proteger y reparar el pelo rubio.

Una de las consecuencias de este debilitamiento a la que este tipo de melenas se exponen durante los meses de más calor, además del debilitamiento, es la oxidación, y esa temida tonalidad verdosa o anaranjada que puede hacer que nuestro look veraniego que tanto habíamos cuidado se vaya al traste en cuestión de días.

¿Por qué el pelo rubio se pone verde o anaranjado?

No, no es cosa de magia negra. Detrás de esta desagradable coloración verdosa hay una explicación científica: en primer lugar, al decolorar el cabello, éste puede ir sufriendo daños a nivel estructural y composicional profundo, lo que hace que se vuelva más poroso, algo que facilita la penetración de los compuestos químicos que se encuentran en el agua de las piscinas. En concreto, el causante de esta reacción en el cabello es el cobre que provienen del sulfato de cobre (II) pentahidratado (CuSO4), que se utiliza como fungicida y alguicida. Este compuesto es, en su origen, de color azul, pero cuando se mezcla con las tonalidades amarillas del cabello… ¡Voilà, pelo verde! La buena noticia es que este compuesto no está presente en el agua del mar, por lo que si vas a la playa no tendrás por qué preocuparte.

¿Cómo puedo prevenir y reparar los daños?

Hay diversos truquitos y rutinas de belleza que te ayudarán a mantener el color lo mejor posible durante los meses de verano:

  • Empieza a mimar tu pelo en primavera: para que la coloración sobreviva al verano en condiciones, lo ideal es que, en torno al mes de abril, se empiece a bajar la intensidad del rubio y se opte por opciones algo más oscuras, ya que la exposición solar, el salitre y el cloro aclaran el cabello. Los rubios platino son también una buena alternativa, pues el verano potencia sus tonos.
  • Utiliza champús, acondicionadores y mascarillas con pigmentos que mantengan el color vivo, y combínalos con tratamientos capilares que contengan propiedades antioxidantes, reparadoras e hidratantes, ya que son más eficaces para evitar el deterioro del color. La gama Colour Renew, de John Frieda, incorpora un champú y acondicionador morado especialmente diseñado para evitar ese proceso de oxidación.
  • Aplica una mascarilla de aceite de coco: este aceite es un gran aliado para las melenas rubias en verano, ya que protege la superficie del cabello expuesta al sol y absorbe parte de la radiación UV. Añadido a su poder de penetración en la fibra capilar, puede ayudar a proteger y recuperar el pelo rubio.
  • No te quites el sombrero: es fundamental proteger la cabeza (y, por ende, el pelo) de los rayos del sol, y para ello no hay forma más sencilla y eficaz que un buen sombrero. Del mismo modo, puedes aplicar productos específicos de protección capilar, que crean una barrera de protección eficaz no sólo contra el sol, sino también contra la sal y el cloro del agua. ¡Ah! Y no olvides lavarte el cabello lo antes posible al salir de la piscina.