El miso es un alimento completo elaborado con habas de soja a las que se añade arroz o cebada y sal marina. Todo ello se deja fermentar varios meses o años, dependiendo de la variedad que se quiera conseguir, y finalmente se obtiene una pasta muy densa y concentrada, que es el miso. Hay varios tipos, desde el Hatcho miso, elaborado solamente con soja y por lo tanto el más fuerte de todos. Pasando por los medios, que son el Mugi (elaborado con cebada y por lo tanto no apto para celíacos) y el Genmai (elaborado con arroz),  para finalizar con el Shiro, el más clarito y suave de todos.

Un dato importantísimo para todos ellos, es que nunca deben cocerse, ni hervir. Se añaden cuando el fuego ya está apagado o en el mismo bol donde se sirve la sopa. De lo contrario, se destruirían sus enzimas y alteraríamos sus propiedades.

Puedes preparar una sopa de miso con los vegetales que más te gusten. A mí me gusta incluir setas shiitake, por sus magníficas propiedades, y brócoli. La base siempre es la misma, un buen caldo vegetal. Además me gusta incluir alga wakame y tofu para aportar más proteínas y minerales a la sopa. El añadirle o no fideos u otro cereal, es opcional, yo en ocasiones los añado y en otras no. Y siempre un poco de salsa de soja o tamari al gusto para finalizar.

Si te gustan las sopas sencillas, te animo a que pruebes esta suave sopa. Es fácil y rápida de preparar... ¡y quizá se convierta en uno de tus básicos en épocas frías! 

 

Ingredientes sopa de miso con brócoli

  • 1 cucharadita de aceite de sésamo
  • 1 diente de ajo
  • 750ml de caldo vegetal
  • 4 setas shiitake
  • varias ramitas de brócoli
  • 200g de tofu sedoso
  • 2 o 3 cucharaditas de miso medio
  • 1 cucharada de alga wakame
  • 1 cucharadita de jengibre rallado (solo el zumo) (opcional)
  • tamari o salsa de soja al gusto
  • fideos soba, de arroz o los que prefieras (opcional)

 

Preparación:

  1. Primero cuece los fideos que hayas elegido según las instrucciones del paquete. Cuando estén, cuélalos, pásalos por agua fría y resérvalos.
  2. Echa el aceite de sésamo en una olla y cuando esté un poco caliente, añade el ajo prensado o picado muy fino.
  3. Espera un minuto a que se dore un poco y añade el caldo.
  4. Lleva a ebullición y añade las setas shiitake laminadas, el tofu cortado en cubitos y las ramitas troceadas de brócoli. Deja cocer a fuego medio-bajo durante unos 3 o 4 minutos. Apaga el fuego y añade las algas, el jugo de jengibre si lo utilizas, y el miso, deshaciéndolo bien.
  5. Deja que las algas se hidraten un par de minutos y ve echando una porción de fideos cocidos en cada plato. Añade la sopa que has preparado y añade salsa de soja o tamari al gusto. Si quieres también puedes añadir unas gotitas de aceite de sésamo tostado.