5 estrategias de Greenwashing que debes conocer

Comprar menos y hacerlo de forma más consciente es la única forma que tenemos de consumir poniendo nuestro grano de arena en la lucha contra el cambio climático. Para ello, debemos aprender a detectar y a evitar los falsos productos “verdes” que la industria nos vende como más ecológicos pero que mantienen las prácticas insostenibles de siempre.

5 estrategias de Greenwashing que debes conocer
5 estrategias de Greenwashing que debes conocer
Marta

Marta Costa

Periodista y posgrado en comunicación alimentaria

Desde hace unos años, lo verde vende. Lo que antes era la preocupación de unos pocos ecologistas, ahora se ha convertido en una cruzada global contra el cambio climático y los devastadores efectos que tiene el consumo desmesurado de recursos y la posterior acumulación de residuos que se derivan de ello. La industria convencional lo sabe y, por eso, ha empezado a cambiar el discurso y a aprovechar esta nueva necesidad de “consumir más sostenible” con el fin evidente de seguir incrementando las ventas a la vez que ayuda a mantener limpia la conciencia de un consumidor más preocupado que nunca por la salud del planeta.

A veces existe una brecha inmensa entre la promesa y la realidad

El problema de este tipo de marketing verde, que nos promete que los productos o los servicios que compramos son más “naturales” o más “sostenibles”, es que a veces existe una brecha inmensa entre la promesa y la realidad. A menudo, estos reclamos publicitarios son exageraciones o distracciones que enaltecen las bondades de un envase o de un método de producción, minimizando el impacto global de ese producto, que no respeta los principios básicos de la economía circular y que, por tanto, no podemos considerar como sostenible.

Se trata de las conocidas estrategias de Greenwashing, un término inglés muy utilizado en los últimos años que hace referencia al lavado de cara o al blanqueo de imagen que muchas empresas están haciendo con el fin de presentarse como más verdes y poder así seguir siendo competitivas para un consumidor que premia la sostenibilidad. Sin embargo, no son más que maniobras hipócritas que solo crean confusión y que contribuyen a desdibujar las estrategias realmente efectivas para luchar contra la emergencia climática.

Cuando podemos considerar sostenible un producto o un servicio
Cuando podemos considerar sostenible un producto o un servicio

Cuando podemos considerar sostenible un producto o un servicio

Para poder considerar que un producto o un servicio es sostenible, debemos tener en cuenta los siguientes factores y cumplirlos todos (o prácticamente todos):

  1. Su origen: que sea local o de proximidad, y que cuente con una huella de carbono baja. Comprar alimentos que han recorrido miles de kilómetros es, en la mayoría de casos, absolutamente innecesario. Lo mismo sucede con el resto de productos, también los que no son de alimentación. ¡Revisa siempre el origen de lo que compras leyendo la etiqueta!
  2. El tipo de producción y los ingredientes: que sea respetuosa con el medio ambiente, las personas y los animales, que haga un uso razonable de los recursos empleados, de la energía y del agua, así como de sus desechos, y que cuente con ingredientes locales, en cantidades razonables y no contaminantes.
  3. El tipo de envase: cuantos menos, mejor. Deben evitarse todos los envases innecesarios, especialmente si se trata de plásticos, pero también si son de cartón o de cualquier otro material no compostable. El propósito debe ser avanzar hacia el residuo cero.
  4. El tipo de distribución: cuantos menos kilómetros, mejor. Recuerda que comprar por internet tiene un fuerte impacto en el medio ambiente y que, aunque resulte muy cómodo, también suele ser innecesario. La mayoría de productos los tienes a tu alcance a poca distancia de tu casa, a menos que vivas en un entorno de difícil acceso o en una localidad muy pequeña. Solo debes organizar la compra y decidir invertir este tiempo en el comercio local.
  5. El residuo que genera: idealmente, que no genere residuos. Si lo genera, que sea reutilizable y, en la última de las posibilidades deseables, que sea 100% reciclable.

Solamente cuando se cumplen todos estos requisitos podemos hablar de un producto “sostenible”. El problema es que no hay ningún organismo oficial que regule el uso de esta terminología, por lo que el marketing verde suele utilizarla según su propia conveniencia.

Así que, una vez más, a los consumidores no nos queda otra que aprender a discernir entre reclamos engañosos y anuncios más honestos, y evitar de esta manera que nos den gato por liebre.

Aprender a leer las etiquetas, despertar nuestro sentido crítico y consumir con conciencia son pasos esenciales si queremos realmente ser parte de la solución y no del problema

Por mucho color verde que lleven sus envases, por muchas imágenes sugerentes que evoquen a la naturaleza o por muchos nombres ingeniosos que añadan a los claims, debemos cuestionar las imágenes que vemos si no son coherentes y aplicar nuestro sentido común.

Estas son algunas de las estrategias de Greenwashing más utilizadas por la industria que deberías aprender a detectar:

También te puede interesar

Descubre más sobre:

Nos vamos de shopping

  1. Formas naturales, ecológicas y sostenibles de cuidar tus dientes
    shopping icon salud

    Productos sostenibles para el cuidado de tus dientes

    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​  
  2. 8 utensilios top de cocina ligera de verano
    shopping icon nature

    8 utensilios top de cocina ligera

    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​
  3. Con cafeína
    shopping icon food

    Qué cafetera se adapta más a ti

    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​
  4. La importancia de la hidratación para la salud y 10 consejos para beber más agua
    shopping icon sostenibilidad

    Estos son los mejores filtros de agua para tu hogar​​​​​​​

    Comprar​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Lo más leído