Perseguimos sueños porque necesitamos vivir con objetivos para ser felices. Les damos mil vueltas a las cosas para intentar descubrir cómo lograrlo y alcanzar esa meta que deseamos. Pero no siempre es fácil ni se dan las condiciones para poder conseguirlo. Por si fuera poco, a veces no son factores externos, si no que somos nosotras mismas quienes complicamos la situación o nos adentramos en un bucle del que no podemos salir y dentro del cual no encontramos ningún camino a seguir.

Claves para alcanzar tus sueños

Para superar los obstáculos, vencerte a ti misma y salir del círculo vicioso que te impide avanzar hacia tus sueños, debes analizar y profundizar qué está sucediendo. El libro 10 claves para alcanzar tus sueños de Mónica Esgueva nos da los consejos necesarios para empezar a perseguirlos. Aquí te dejamos algunos:

El cambio

Salir de la zona de confort, de la rutina y cambiar nuestros hábitos puede ser el principio del camino. Cuando estamos acostumbrados a ciertas cosas, creencias y normas, la mente se cierra y no se abre a nuevas concepciones ni perspectivas. La vida no es blanco o negro, también existen otros tonos en los que su esencia se encuentra en la diferencia.

El éxito

¿Qué es para ti una persona exitosa? Un buen estatus o la fama suele reconocerse como éxito, pero no valoramos tanto la empatía, la gestión de las emociones, el altruismo, la valentía… Se sobrevalora lo material dejando de lado aspectos personales que merecen más atención. Si te alejas del lujo y lo concibes con menos deseo o interés, quizás te acercarás a esa felicidad que se encuentra en las pequeñas cosas. Un lugar donde encontrarás el sentido de tu vida.

Las excusas

El miedo nos puede hacer retroceder en el camino. ¿Por qué abandonar las cosas por miedo? Muchas veces nos rendimos por pensar que no podremos alcanzarlo, por tener que ir solos en el camino, por creer que quizás no es lo que nos depara la vida… Pero si realmente es lo que quieres, ¿por qué no te lanzas a por ello?

Las excusas aparecen una tras otra y nosotras mismas nos ponemos barreras creyendo que no podremos lograr esos sueños, pero si ni siquiera se intenta está claro que no se conseguirá. Por el contrario, cuando tú apuestas por ello y apuestas por ti, entonces, puede que se den las condiciones necesarias y que la suerte esté de tu lado.

Las creencias

La tradición, la cultura y la visión que nuestros progenitores nos han impuesto marcarán el camino de nuestras vidas. Aunque tú eres la única que puedes cambiar la forma de mirar las cosas y abrirte a un mundo plural y distinto. Conoces una realidad y tienes unos principios ya establecidos, pero existen más realidades y más perspectivas a las que agarrarte para que tus sueños se hagan realidad. No pasa nada por salir de esas concepciones tradicionales y alejarse de los temores arriesgando y imaginando nuevas posibilidades en tu vida para desarrollar tus capacidades y retarte a ti misma.

Escucharse a uno mismo

El principal error que cometemos es otorgar la decisión a los demás. Sí, sin darnos cuenta preguntamos a nuestros amigos y familiares, buscando una respuesta que nos ayude o una opinión que nos dirija o verifique que vamos a emprender el camino adecuado. Sin embargo, no nos escuchamos a nosotras mismas que, precisamente, somos quienes vamos a vivir esa vida. El problema no es buscar ayuda, pero la respuesta no está en los demás, la tienes tú y la debes encontrar para progresar.

El control

Algunas de nosotras somos demasiado perfeccionistas o previsoras, por lo que queremos tener todo bajo control. Pero hay que tener en cuenta que la vida cambia de un segundo a otro y que no podemos tener todo planificado porque puede que tus planes se esfumen por alguna razón inesperada. Hay veces en que necesitamos dejarnos fluir y seguir el rumbo por el que la vida nos está llevando, quizás allí encuentras tu lugar. La incertidumbre y la aventura suelen ir de la mano de grandes sueños.