Otoño es la época perfecta del año para disfrutar de los beneficios de las aguas termales ya que su temperatura es superior al exterior. Además, sumergirse en estas aguas minerales procedentes de las capas subterráneas de la tierra, tiene ventajas terapéuticas que van desde aumentar la oxigenación del cuerpo hasta reducir el estrés.

Para aquellos que no quieran perder la oportunidad de aprovechar los beneficios de bañarse en estas aguas o para los que se resisten a abandonar aún el bañador, la plataforma Musement ha seleccionado cinco termas alrededor del mundo en las que disfrutar de las múltiples ventajas de las aguas termales.

Laguna azul (Islandia)
1/5

Laguna azul (Islandia)

Este balneario geotermal, de un impresionante color turquesa, es uno de los lugares más visitados del país. A tan solo 30 minutos de Reijkavik, podemos disfrutar de esta laguna situada sobre un campo de lava en el que la temperatura del agua es de unos 40°. El balneario dispone de una zona de spa, una cascada, sauna y una zona de natación y, sumergirse en sus aguas es altamente recomendable para quienes padecen enfermedades en la piel ya que tiene una gran concentración de azufre y sílice.

Termas de Saturnia (Italia)
2/5

Termas de Saturnia (Italia)

Estas termas situadas al sur de la Toscana son el lugar perfecto para relajarse y disfrutar de sus piscinas blancas, naturales y escalonadas que se formaron gracias a la erosión provocada por las cascadas del Molino en las rocas travertínicas. Quienes se sumerjan en sus aguas sulfúreas podrán beneficiarse de sus propiedades terapéuticas a una temperatura de 37°. El acceso a esta zona natural es gratuito, pero si queremos disfrutar de más comodidades podemos acudir al centro termal de Saturnia, donde encontraremos spa, campo de golf, jacuzzis…

Pamukkale, el castillo de algodón (Turquía)
3/5

Pamukkale, el castillo de algodón (Turquía)

Los movimientos tectónicos de la zona fueron los que generaron las aguas termales que dieron lugar a este impresionante paisaje turco. Un fenómeno natural del que emanan aguas ricas en calcio y bicarbonato que generan las rocas travertinas blancas que conforman las 17 piscinas de Pamukkale. Además, sobre ellas se encuentra la antigua ciudad grecorromana de Hierápolis, otra visita indispensable.

Balneario de Széchenyi (Hungría)
4/5

Balneario de Széchenyi (Hungría)

Este balneario situado en la capital húngara es el recinto termal más grande de Europa. Allí, podemos relajarnos en alguno de sus 15 baños termales, cuyas temperaturas varían entre los 28° y los 40°, o sus tres piscinas exteriores. Entre otros componentes, sus aguas contienen calcio, magnesio y cloruro. Además, dispone de saunas, servicios de masajes y, hasta un hospital de día.

Grotta Giusti (Italia)
5/5

Grotta Giusti (Italia)

En la Toscana podemos encontrar la gruta Giusti, calificada como la cueva termal más grande de Europa. Este increíble espacio, descubierto en 1849, se extiende a lo largo de más de 200 metros por el subsuelo. La temperatura de la cueva oscila entre los 24° y los 28°, lo que genera espacios con vapor natural y desintoxicante. En la parte inferior de la gruta podemos bañarnos en un espejo traslúcido de agua termal caliente con una temperatura constante de 36°.