Los tintes de las ropas suelen llevar muchos contenidos químicos que pueden ser perjudiciales para el medio ambiente. Existen, sin embargo, otras opciones para teñir la ropa que provienen de la misma naturaleza, así que no contienen elementos tóxicos y no dañan la ropa.

Algunas frutas, sobre todo las de piel oscura, funcionan bien como tinte. Las cerezas pueden desarrollar tonalidades rojas, los arándanos y moras tonos grises y azules, como las uvas que darán un toque violeta. Otra opción es mezclar agua tibia con vegetales. Algunos de los que mejor funcionan son las zanahorias, las remolachas o las cebollas amarillas, que dejan una gama de colores tierra. Éstas son muy útiles para teñir lana.

Tambi un mejor acabado. os de esta piedra por cada 100 de tinte natural, lo que permitirande para removerla y dejarla un par de horasén se puede sacar provecho de las flores y de las plantas. Las lilas y el pasto producen tonalidades verdes; el azafrán, las hojas de eucalipto naranjas y la hierba de San Juan logran colores rosas, mientras el bambú aporta tonalidades rojas. Para teñir con flores se deben hervir con agua y añadir la tela en un recipiente grande para removerla y dejarla un par de horas.

Un aliado para que el tinte natural resista más tiempo puede ser el alumbre. Se deben añadir ocho gramos de esta piedra por cada cien de tinte natural, lo que permitirá un mejor acabado.