La tendencia vegetariana y vegana aumenta sin cesar en la sociedad actual. Los consumidores encuentran cada vez más productos en el supermercado que adaptan a sus preferencias y satisfacen a sus clientes. Los datos, presentados por Lidl, del estudio ‘My Best Veggie: ¿conoces el mundo veggie?’ demuestran los cambios alimenticios que se están produciendo, tanto en los hogares como en la oferta del mercado. Aunque todavía no incluyen demasiadas alternativas para las personas que siguen este estilo de vida.

¿Qué cambios alimenticios se están produciendo?

El estudio ‘The Green Revolution’ de la consultora Lantern destaca que casi el 10% de la población española sigue una dieta veggie, habiéndose incrementado hasta un 27% en los últimos dos años.

Asimismo, el consumo de carne roja está en decadencia. Esto podría deberse a su alto contenido en lípidos, es decir, en grasas y aceites perjudiciales para la salud. Concretamente, el 35% de los españoles han reducido o eliminado su ingesta, según los datos del mismo estudio. Hay que tener en cuenta que la carne nos aporta nutrientes necesarios para que el organismo desarrolle sus funciones, por lo que se debería sustituir su consumo por el de verduras, frutas u otros alimentos que los proporcionen.

Sin embargo, esto no se ha producido porque no ha habido un aumento en la compra de las hortalizas y frutas al reducir la carne roja que se incorporaba en la dieta. Más bien, ha aumentado el consumo de legumbres.

La comida vegana

Muchas personas, veganas o no, se detienen a observar los productos veganos del supermercado. El estudio revela que el 58% de los españoles ha probado en alguna ocasión la comida vegana, que el 49% la come habitualmente y a un 28% les gusta aunque no sean veganos, así como ha indicado la responsable de Relaciones Públicas de Lidl Arantxa Conde.

Por otro lado, un 47% de los españoles cree que se tarda más en preparar platos vegetarianos o veganos en comparación con recetas sin restricciones alimenticias, pero es una creencia que no siempre corresponde a la realidad.

La primera tortilla de patatas vegana

El plato más tradicional de nuestra cultura gastronómica ahora también puede estar en manos de los veganos gracias a una elaboración a partir de harina de garbanzos y a la eliminación del huevo en la receta.

Aquí te dejamos la receta para que puedas probar de hacerla en casa:

Tortilla de patatas vegana

Ingredientes

  • 1 kilo de patatas medianas o pequeñas
  • 2 cebollas medianas
  • 4 cucharadas colmadas de harina de garbanzo
  • 2 cucharadas de almidón de maíz o de patata
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • Una pizca de polvo de hornear o levadura química
  • 250 ml de agua
  • Aceite de oliva

Elaboración

Picar la cebolla en trocitos muy pequeños y freír en una sartén grande y honda con aceite de oliva. Pelar y cortar las patatas en rodajas iguales. Al conseguir la trasparencia de la cebolla, añadir las patatas cortadas a la sartén a fuego medio o bajo para evitar que se doren. Eliminar el aceite de oliva ayudándose de un escurridor para que la cebolla no cruja.

Mezclar la harina de garbanzo con el almidón, la sal y la pizca de levadura con una varilla y, posteriormente, añadir agua y batir hasta conseguir una mezcla homogénea y sin grumos. Seguidamente, añadir una cucharada de zumo de limón para suavizar y aportar más ternura a la mezcla. A continuación, añadir las patatas a la mezcla y preparar una sartén con un par de cucharas de aceite de oliva.

Una vez caliente, colocar la mezcla dentro y tapar la sartén con una tapadera. Mantener a fuego medio o bajo durante 5 minutos sin destapar para que cuaje por dentro y por encima. Acto seguido, darle la vuelta a la tortilla con la ayuda de otra tapadera o un plato grande frío. Volver a esperar 5 minutos y… ¡lista!