Realizar ejercicio físico durante la edad adulta garantiza un organismo saludable. Por eso es importante evitar el sedentarismo y ejercitar el cuerpo con regularidad. Una persona no acostumbrada a hacer deporte normalmente suele empezar a realizar ejercicio físico sin la supervisión ni asesoramiento de un experto, ya sea apuntándose al gimnasio o bien por su cuenta en casa o en el exterior. Pero esto puede suponer un riesgo para la persona, ya que puede acarrear lesiones o ejercicios mal realizados.

La figura del coach deportivo es alguien que ayuda y guía a la persona que se inicia en la actividad, realizando series de ejercicios específicos para conseguir las metas puestas. Además, tiene una función más psicológica que consiste en motivar a quien entrena, plantea los puntos fuertes y débiles para conseguir los objetivos y se encarga de sacar a la luz todo el potencial de la persona para poder avanzar.

Así pues, el coach deportivo planea ejercicios que se adaptan a cada individuo y ayuda a realizarlos para evitar posibles lesiones o sobrecargas en algunas articulaciones. De esta manera, el coach es una figura muy importante para las personas que se inician a la actividad física y no quieres abandonarlo en poco tiempo por falta de motivación, pero también es muy útil y casi vital para los deportistas más entrenados, ya que ayuda a buscar nuevos retos y evitar el estancamiento.