Venus es el segundo planeta del sistema solar y orbita entre Mercurio y la Tierra. Nunca se distancia más de cuarenta y ocho grados del Sol, es decir, la máxima distancia que tendrá respecto a él es de dos signos por delante o por detrás.

Venus tiene un patrón de movimiento que dibuja una estrella de cinco puntas en todo el Zodiaco. A esto se le conoce como “la estrella de Venus”, es la proporción de belleza que se ha aplicado ampliamente en el arte y la arquitectura, como se puede apreciar, por ejemplo, en los templos griegos.

Cuando hablamos del Planeta Venus en la carta natal nos estamos fijando en cómo la persona vive el amor, el deseo, la sexualidad, el erotismo, el goce, la belleza, le energía femenina, la fertilidad y a qué le da valor.

Dependiendo del signo, la Casa y los Aspectos (relación entre Venus y otros planetas) donde tengamos dispuesta la Venus en nuestra carta natal tendremos maneras más o menos dulces de expresar cariño y afecto, nos atraerán unas personas u otras, nos daremos más o menos placer, alimentaremos más fácilmente el goce individual mediante actividades o nos reprimiremos dejándolo en segundo plano por no saberle dar la importancia que tiene, viviremos la sexualidad de manera más abierta o no, etc. 

Venus está presente en todas nuestras cartas natales, de manera que lo importante es poder conectar con nuestra función venusina, sea la que sea

En todo caso, Venus está presente en todas nuestras cartas natales, de manera que lo importante es poder conectar con nuestra función venusina, sea la que sea, y aprender a alimentarla con actividades y relaciones con las que se sienta cómoda y vinculándonos de forma consciente, ya que algunas personas tienen la Venus dispuesta de tal manera que si no le prestan atención son más susceptibles de encontrarse en relaciones de amor muy intensas.

Para poder vivir la función venusina de tu carta de manera consciente es primordial que primero aprendas a amarte a ti misma e identifiques aquello que te favorece. Y para que esto suceda debes conectar primero con tu amor interno y aprender a relacionarte contigo misma antes de vincularte con los demás.

Como he comentado antes, Venus está relacionado con el amor y es el arquetipo del afecto, de los vínculos y nuestro ideal de amante/pareja. También es un planeta vinculado a todo lo sensorial, la sensualidad, el romance y el placer. Y nos explica qué es lo que nos atrae, qué valoramos en un vínculo y en una relación de pareja, qué nos despierta atracción, cómo vivimos la sensualidad y también la sexualidad.

Pero no sólo Venus es el planeta del amor en relación a los vínculos con otras personas, también lo es en la relación que tenemos con nosotros mismos y, por lo tanto, nos explica cómo es el amor personal que nos procesamos y qué capacidad tenemos para conectar con nuestro propio placer en todos los sentidos. Está vinculado, entonces, a la autoestima, el amor propio y la autovaloración.

Venus y Tauro y Libra

Venus y las cualidades de Tauro 

Venus es el planeta regente de los signos de Tauro y de Libra, de manera que cuando hablamos de este planeta lo hacemos teniendo en cuenta las cualidades de la energía de Tauro y de Libra, que aunque tienen puntos en común, tienen matices diferentes importantes. 

Como regente de Tauro estamos hablando de la parte sensorial de Venus; ya que nos conecta con el placer corporal y el amor a través de los sentidos. Gracias a los diferentes sentidos más sensoriales (tacto, olor, sabor, vista) conectamos con el exterior, nos vinculamos con él y llegamos incluso a sentirlo en nuestro cuerpo. Una persona con esta energía taurina en la carta es muy común que diga la frase “Nuestro cuerpo es nuestro templo”, ya que la manera que tiene de conectar con la materia es desde el propio cuerpo físico. Tauro es un signo de Tierra, y por ello buscará esta conexión venusina a través de nutrir su cuerpo, sentirse enraizada y asimilar lentamente las cosas. La energía venusina nos permite entonces saborear poco a poco la vida y los placeres mundanos, a la vez que nos permite ampliar a través de ello nuestra percepción de la realidad. De esta manera, el cuerpo será nuestro portal mundano hacia la dimensión sutil de la existencia.

La energía de Venus regida por el signo de Tauro está totalmente vinculada con los recursos de los que disponemos, desde la naturaleza, la vegetación y la tierra al sistema financiero y económico. Es decir, con todo aquello que podamos sembrar, cultivar y trabajar para que nos de frutos. Por lo tanto, está conectada con la abundancia, ya que la Tierra es creadora, rica y generosa. Conectar con este don venusino nos ayuda a tomar conciencia del medioambiente y practicar un consumo más respetuoso para asegurarnos un estilo de vida sostenible que nos permita vivir con calidad en un futuro, ya sea a nosotros o a otras generaciones.

Venus no solo denota los recursos, valores y talentos sino también su consiguiente administración. Entonces, lo primero que debemos hacer es conocer cuales son nuestros talentos y valorarlos, y después buscar un contexto real donde aplicarlos y materializarlos. Venus nos pide que seamos capaces de generar recursos a través de nuestro talento y disfrute a la vez. Es la típica pregunta de “¿A qué te dedicarías si no tuvieras miedo o si el dinero no importara?” Y para responder esta pregunta lo hacemos conectando con aquello que valoramos, qué nos hace disfrutar y cómo nos gustaría que fuera nuestro día ideal, por ejemplo, es decir, con el don venusino. 

 

Venus y las cualidades de Libra

Si hablamos de Venus desde el otro signo al que rige, desde Libra, nos referimos a la belleza y la armonía. Es una energía dulce, simpática, generosa, sensual y delicada. También es hablar de estética, así que en función de nuestra propia Venus —definida por el signo, la casa y los aspectos que presenta en nuestra carta natal— valoramos unos cánones de belleza y de la moda distintos. 

Venus desde su esfera libriana nos conecta con lo social y las opiniones externas, y esto a veces puede afectar a que una persona con este tipo de energía en su carta natal pueda llegar a valorarse a si misma en función de la valoración y validación de los demás y verse incluso afectada su autoestima o estado de ánimo si no agrada a los otros. Para ello, es importante que la persona tenga claros sus valores, sus criterios y una sana mirada de si misma. Una manera de hacerlo es fijándote cómo tienes a Venus en tu carta natal, ya que te está indicado tu belleza innata y los valores potenciales a desarrollar. 

La posición de Venus en tu carta natal te está indicado tu belleza innata y los valores potenciales a desarrollar

Una persona venusina goza creando espacios o entornos hermosos, a través de la combinación de colores y materiales. Además, tiene talento estético y artístico —para el diseño, la música y el arte—. Es una persona de estilo sofisticado, refinada y siempre busca generar armonía, serenidad y equilibro en su entorno.

La parte de Venus que rige al signo de Libra se ve atraída por las relaciones, las alianzas, las asociaciones, el matrimonio y las amistades. Para esta Venus es primordial expandirse y reconocerse a través del compartir, del nosotros. Va al encuentro del otro sin generar discordia, con afecto y atención. Se comunica y relaciona con los demás de manera afable, conciliadora, equitativa y buscando siempre que todas las partes estén cómodas. Esto a veces puede hacer que la persona con energía libriana llegue a desconectarse de su propio deseo porque no sabe desvincularlo del de los demás, generándole incluso dependencia emocional. Es una persona diplomática, una gran anfitriona, tiene don de gentes, es amante de los actos sociales y las actividades públicas, entiende de protocolos y es muy educada. Al ser extrovertida y sociable, disfruta compartiendo actividades culturales, lúdicas y artísticas con los demás. Además, también tiene la capacidad para organizar eventos y ser un buen mecenas. 

 

Los diferentes significados de Venus en nuestra carta natal

Entonces, Venus vemos que tiene diferentes significados en nuestra carta natal, como por ejemplo, cómo vemos las figuras femeninas, la manera que tenemos de sentirnos amadas, cómo expresamos el amor, nuestra visión del romanticismo, lo que nos atrae y atraemos, la capacidad de atraer a personas que valoramos, lo que buscamos y valoramos en las relaciones, lo que aportamos a los vínculos, qué deseamos y cómo, nuestra manera de disfrutar, el ideal de amante que tenemos, cómo nos relacionamos con los demás y con nosotros mismos, la capacidad de intimar que tenemos, el aspecto erótico, sensual y sexual de nuestra personalidad, la capacidad sensorial que poseemos de conectar con nuestro cuerpo y el presente, la seguridad interna y material que tenemos, nuestros cánones estéticos, la capacidad que tenemos de generar armonía y belleza, en qué área o aspecto de nuestra vida tendemos a procrastinar, nuestra habilidad para la diplomacia, los protocolos, la cortesía, la cordialidad y la educación, nuestra necesidad de adquirir, dar y poseer, los talentos, recursos y actitud ante la abundancia que tenemos, y también nuestra economía y el modo de gestionarla.

Puedes ampliar más información en el libro Los planetas, de Cosmograma Ediciones.