La preocupación por nuestra salud corporal y nuestro estado físico ha ido aumentando a lo largo de los últimos años. Cada día se puede ver personas haciendo running por la calle, incluso practicando plogging, y cada vez que cruzas una esquina te encuentras un gimnasio nuevo. Hacer ejercicio está de moda y es un hábito muy saludable para nuestro estilo de vida, siempre y cuando se haga con cierta medida. La idea del culto al cuerpo se ha extendido en la sociedad actual y más que hacer deporte para tener una salud más fuerte, muchos se obsesionan con eliminar el máximo de grasa y desarrollar supermúsculos.

La actividad física controlada puede aumentar nuestra felicidad, mejorar la salud de nuestro corazón, ayudarnos a tener un cuerpo esbelto, reducir el estrés y muchos otros beneficios. Pero practicar deporte en exceso es muy perjudicial porque puede derivar en problemas físicos pero también mentales como los que comentamos a continuación.

Vigorexia
1/5

Vigorexia

Una de las patologías asociadas al entrenamiento físico extremo, y sobre todo al levantamiento de pesas, es la vigorexia. Esta enfermedad es parecida a la anorexia, porque es un trastorno mental que hace que la persona se perciba menos musculada de lo que está y se obsesione por tener un cuerpo de gimnasio. La obsesión por la dieta y el ejercicio físico puede llevar a una persona a sufrir vigorexia, y a su vez, la vigorexia puede llevar a un individuo a obsesionarse con el ejercicio físico.

Síndrome del sobreentrenamiento
2/5

Síndrome del sobreentrenamiento

Cualquier sesión de entrenamiento puede provocar un estado de fatiga, pero no se debe confundir con el síndrome de sobreentrenamiento, que se trata de una fatiga crónica y generalizada. Además, presenta síntomas psicológicos, como pueden ser insomnio o depresión. Los mecanismos de la fatiga aguda dependen de la duración e intensidad del ejercicio, pero cuando la fatiga se prolonga, se produce una grave disminución del rendimiento deportivo. En muchos casos, esto puede provocar el abandono de la práctica deportiva. 

Lesiones
3/5

Lesiones

Las lesiones son frecuentes en deportistas de élite, tanto de tipo muscular o articular, y muchas veces ocurren sin que haya habido un exceso de ejercicio. Pero cuando entrenamos de manera exagerada y no descansamos lo suficiente somos más propensos a sufrir lesiones. Puede ser por sobrecarga de peso o por tener una técnica incorrecta a causa de la fatiga mental. El sobreesfuerzo también acelera el desgaste de las articulaciones.

Problemas de corazón
4/5

Problemas de corazón

El ejercicio físico moderado es bueno para el sistema cardiovascular, e incluso el entrenamiento intenso cuando se realiza de manera apropiada, el exceso de ejercicio puede causar un incremento de los problemas circulatorios y cardíacos. Según una investigación de la revista Heart, practicar mucho deporte puede ser contraproducente para el corazón, especialmente en aquellas personas con más de 30 años que entrenan intensamente más de cinco horas a la semana.

Descenso del sistema inmune
5/5

Descenso del sistema inmune

El sistema inmune también se ve perjudicado con el exceso de ejercicio físico, en especial porque el cuerpo no descansa lo suficiente. Esto causa distintos problemas para el organismo, porque no se recupera como debería hacer en un periodo de descanso. El sistema inmunológico débil se manifiesta con más resfriados, fiebre, dolores de cabeza y enfermedades más serias.