El cuerpo humano posee un reloj interno llamado ritmo circadiano. Según dice la ciencia, este reloj está controlado por las hormonas, y las sustancias nerviosas y cerebrales, además pone en marcha las funciones fisiológicas inconscientes necesarias para vivir. Pero este reloj también hace que te muevas, que trabajes, y vivas tu vida a un ritmo distinto de los demás. Por eso, tener en cuenta tu reloj interno es primordial para evitar muchos problemas de salud, como insomnio, ansiedad, estrés, trastornos psicológicos, fobias, desórdenes metabólicos o de la alimentación, bajo rendimiento en el trabajo o en los estudios, apatía, cansancio crónico, falta de alegría, y otros muchos síntomas de que necesitas sincronizarte con el.

En los proyectos comunes, tiende a crearse un ritmo colectivo marcado por el ritmo de los más enérgicos

Hay personas que se mueven, hablan, y piensan, de forma más rápida y otras de forma más lenta, pero cuando están juntas trabajando en un proyecto común, o son miembros de una misma familia, pareja, amigos, etc., se crea un ritmo colectivo. Habitualmente marcado por el ritmo de los más enérgicos, o los que tienen una energía que transmite serenidad, voluntad, fortaleza, o dominio de sí mismos. También la sociedad intenta marcar un ritmo colectivo que a veces puede hacer mucho daño ya que, es joven quien se siente joven, y acepta con tranquilidad e ilusión, el paso del tiempo.

 

El pescador y el turista

Un turista que hacía fotos de un puerto que vio a un pescador pobremente vestido, dormitando en su barca. Le preguntó si iba a salir a faenar y el pescador contestó que no, pues tenía suficiente pescado para comer al día siguiente. No es que quiera meterme en sus asuntos personales - dijo el turista - pero imagínese que hoy sale usted una segunda vez, una tercera, incluso una cuarta vez y que pesca tres, cuatro, diez docenas de caballas. Imagínese que mañana, pasado mañana, todos los días buenos sale dos, tres. o tal vez cuatro veces. En un año podría comprarse un motor y en dos, una segunda embarcación y pescaría mucho más. Podría construir un depósito frigorífico, y más adelante una fábrica de escabeche, con su propio helicóptero para localizar los bancos de peces, dando instrucciones por radio a sus barcos. Podría hacerse con los derechos del salmón, abrir un restaurante marinero, exportar la langosta sin intermediarios. Entonces podría usted estar sentado aquí, en el puerto, con toda tranquilidad, dormitar al sol y mirar el magnífico mar. ¡Pero si eso ya lo hago ahora! - dijo el pescador. Cada uno tenemos nuestro ritmo y no debemos cambiarlo aunque los demás tengan otro diferente.

 

Aprende a vivir a tu propio ritmo siguiendo estas pautas:

¿Eres más diurno o más nocturno?
1/5

¿Eres más diurno o más nocturno?

Es fácil saber cómo es tu ritmo interno, pregúntate si prefieres madrugar o eres más bien nocturna. Y durante el día, solo tienes que observarte para ver cuándo estás más cansada y cuando más enérgica.

Sigue tus propios horarios
2/5

Sigue tus propios horarios

Aunque la sociedad es quien marca los horarios, siempre que puedas, adáptalos a ti y no al revés, para adecuarlos a tu ritmo interno, aunque solo sea durante el fin de semana.

Comunica tus necesidades
3/5

Comunica tus necesidades

Haz partícipe a los demás de cómo es tu ritmo interno. No lo escondas, sea como sea, ni te avergüences, aunque sea muy diferente al del resto. Si vives con más gente es necesario que lo conozcan para que puedan respetarlo y todos viváis en armonía.

Respeta tus deseos
4/5

Respeta tus deseos

No tengas en cuenta el ritmo de vida que marca la sociedad, no debes comprar una casa o crear una familia porque hayas llegado a la edad en la que se considera aconsejable socialmente, sino cuando tú estés preparada y lo desees. Incluso puede que nunca llegues a sentir ese deseo, lo importante es que vivas tu vida felizmente.

Haz lo que piensas y lo que sientes
5/5

Haz lo que piensas y lo que sientes

Vístete, realiza actividades que te llenen, y compórtate como realmente te sientas por dentro. Si te sientes más joven de la edad que tienes, serás más feliz si lo expresas. Libera tu juventud interior, sin tener en cuenta los ritmos de la mayoría.