Sorbetes, helados, cócteles, zumos, refrescos… Cuando suben las temperaturas, se multiplica la cantidad de líquido que debemos ingerir para mantenernos hidratadas. Sin embargo, la opción más saludable sigue siendo el agua, aunque a veces nos pueda resultar aburrido. Para que este verano no sientas la monotonía de beber agua, te traemos unas recetas de lo más caseras para que le des un toque de sabor y diversión.

Al igual que las infusiones frías, las aguas frutales son la solución más eficaz para refrescarnos sin añadir calorías vacías a nuestro cuerpo y evitar los excesos de azúcar que contienen algunos refrescos. Además de ser súper saludables y tener una gran cantidad de beneficios para nuestra salud, también son muy sencillas de preparar y con ellas podrás dejar volar tu imaginación tanto como quieras. Aquí tienes algunas ideas para que te vayas inspirando. ¡Toma nota!

Agua de fresa, lima y pepino: hidrátate desde dentro

aguas con sabor

Ingredientes: 

  • Unas cuantas fresas troceadas
  • Un pepino cortado en láminas
  • 2 limas partidas en cuartos
  • Unas cuantas hojas de menta frescas
  • 2 litros de agua
  • Cubitos de hielo

Preparación: 

Primero colocamos las frutas en el fondo de la jarra. A continuación, lo cubrimos con cubitos de hielo y, finalmente, añadimos los 2 litros de agua. Dejamos que se enfríe bien en el frigorífico.

Agua de coco, granada y fresa: una opción antioxidante

coco granada fresa

Ingredientes:

  • 250 g de fresas en mitades
  • 100 g de granos de granada
  • 500 ml de agua de coco
  • Cubitos de hielo

Preparación: 

Vertemos el agua de coco y los cubitos en un recipiente y después añadimos la fruta troceada. Lo dejamos reposar durante una hora aproximadamente.

La clásica: el agua con lima y menta

agua limon pepino

Ingredientes:

  • Una lima en rodajas
  • Unas hojitas de menta
  • El zumo de medio limón
  • Cubitos de hielo

Preparación:

Es tan sencillo como verter el agua sobre las rodajas de lima y las hojitas de menta, y a continuación añadir el zumo de medio limón y los cubitos de hielo. Déjalo que se enfríe bien en el frigorífico. Te recomendamos que lo tomes por las mañanas, en ayunas, ya que potenciarás sus efectos para reforzar tu sistema inmunológico.