No podemos negar que el gazpacho es el rey de los platos veraniegos, ¿verdad? Refrescante, sabroso, nutritivo, fácil de preparar… vamos, ¡que lo tiene todo! Y a todas nos gusta un buen bol o taza de gazpacho, los días de mucho calor, porque es tan fácil de adaptar a los gustos de cada uno, simplemente añadiendo o cambiando algún ingrediente que nos guste más o menos. Precisamente esta receta la he preparado con albaricoques de temporada. Una fruta que cuando está en su punto es simplemente deliciosa y le da un color aún más vibrante a este plato.

Los albaricoques tienen mucha fibra y un bajo contenido en calorías, algo a tener en cuentas por las personas que siguen dietas de adelgazamiento. También son muy ricos en betacarotenos y en hierro, por lo que son perfectos para quienes sufren de anemia y de niveles bajos de este mineral. Es importante para absorber bien ese hierro, que consumamos esta fruta junto con alguna otra que contenga vitamina C. Esta última, hará que lo absorbamos mucho mejor.

Este gazpacho está hecho además con algunas de las hortalizas típicas de la receta original, pero como te he dicho más arriba, es fácil encontrar nuestra receta ideal, simplemente sustituyendo, retirando o agregando nuestros ingredientes favoritos.

¡Y no te olvides que es imprescindible tomarlo bien fresquito para disfrutarlo al máximo!

Ingredientes:

(Para 3-4 personas)

750g tomates pera

350g albaricoques maduros

1 diente de ajo

1/4 taza de AOVE

1/2 taza de pimiento rojo troceado

1/2 taza pepino troceado

2 cucharadas de vinagre de manzana (dependiendo de lo dulce que esté la fruta)

sal al gusto

Hojas de albahaca fresca y avellanas tostadas para decorar

Elaboración:

Echar todo en una batidora potente y triturar hasta conseguir una textura fina y homogénea.

Rectificar de sal y demás ingredientes y refrigerar para tomarlo bien frío.

Decorar con los toppings que se prefieran.